Si hablamos del efecto de modalidad es muy probable que pocas personas sepan a qué nos estamos refiriendo. En cambio, si preguntáramos qué es más fácil de recordar, un parrafazo de texto o una imagen que alguien está describiendo de forma oral, es bastante probable que la gente contestara la segunda opción.

El efecto de modalidad es un fenómeno que se da cuando la información presentada implica a dos tipos de vías de estimulación, influyendo en su capacidad de ser recordada. Este fenómeno tiene su importancia en el ámbito educativo, aspecto que vamos a explicar en este artículo.

Efecto de modalidad: ¿qué es exactamente?

En psicología experimental, el efecto de modalidad es un fenómeno que ocurre cuando, dependiendo de cómo se presente una determinada información, esta es recordada mejor. En esencia, consiste en que se recuerda mejor la información cuando ésta es presentada en forma de una imagen y, a su vez, es descrita de forma oral, a diferencia de si la misma imagen es presentada pero acompañada de texto escrito.

Normalmente este fenómeno ocurre en situaciones en las que se tiene que aprender un determinado contenido, es decir, se trata de un efecto muy recurrente en contextos educativos y estudiantiles.

Por ejemplo, de acuerdo al modelo detrás de este efecto, si un estudiante está preparándose los exámenes con imágenes y diciendo en voz alta explicaciones de lo que está repasando o simplemente diciendo lo que está observando, es más probable que durante el examen se acuerde de más contenido que si se limita a ver esas mismas imágenes y leer, mentalmente, el texto que las acompaña.

Modelos psicológicos que lo explican

Uno de los modelos que se ha utilizado para explicar este fenómeno es el de la teoría de la carga cognitiva de Baddeley y Hitch. De acuerdo con esta teoría, el efecto de modalidad se daría debido a las propias características de la memoria de trabajo. Este tipo de memoria, de acuerdo con el modelo de Baddeley, está conformada por dos sistemas que tienen una capacidad limitada: el bucle fonológico y la agenda visuoespacial.

El bucle fonológico, de acuerdo con el modelo de Baddeley y Hitch, se encargaría de procesar la información que viene dada de forma auditiva. Por otro lado, la agenda visoespacial se encarga de procesar la información de tipo visual, como las imágenes, y espacial, como puede ser la ubicación de un determinado objeto.

Este modelo multicomponente viene a indicar que la información auditiva y visuoespacial se procesan de forma separada en estos dos sistemas. Debido a esto, el aprender únicamente por vía visuoespacial (por ejemplo, leyendo o viendo imágenes) es más probable que haga que el sistema encargado para este tipo de información (el bucle fonológico) se sobrecargue.

En cambio, si la información viene por dos vías, visoespacial y auditiva, ambos sistemas compartiran aproximadamente la misma carga cognitiva, lo que hará que ambos sistemas no estén tan sobrepasados en capacidad y que el aprendizaje sea más viable.

El efecto de modalidad se daría cuando uno de los sistemas, debido a que es el único que está realizando el esfuerzo durante el aprendizaje, no tiene suficiente capacidad para hacer frente a la información que se debe aprender, en comparación a cuando esta viene dada de tal forma que hace que se impliquen dos sistemas.

El efecto clásico

El efecto de modalidad clásico se ha podido observar viendo cómo las personas eran capaces de recordar palabras que eran presentadas o de forma verbal o de forma hablada. Independientemente de si después el sujeto debía recordar las palabras en el mismo orden en cómo las había leído o escuchado, o si debía acordarse de forma aleatoria, el efecto de modalidad se daba.

El efecto de modalidad está muy relacionado con otros dos efectos relacionados con la memoria. Por un lado, tenemos el efecto de recencia, que es el de que las últimas palabras o última información de un conjunto es más fácilmente recordada que la anterior. El otro efecto, efecto de sufijo, es el de que si en una lista de ítems se da uno con otra modalidad, este es mejor recordado.

Su importancia en el ámbito educativo

Una vez visto en qué consiste este efecto y los modelos que lo tratan de explicar, se pueden hacer un par de apuntes y relacionarlos con el estudio.

Dado que la información que es presentada por vía visual y auditiva de forma simultánea parece recordarse con mayor facilidad que aquella que es simplemente leída o "aprendida" por vía únicamente visual, cabe mencionar algunos aspectos que son útiles en el ámbito educativo, además de hacer un par de indicaciones de cómo debería darse el contenido en el aula para fortalecer el aprendizaje significativo.

En primer lugar, la explicación narrada de un determinado tema es casi más importante que las imágenes que se puedan presentar del mismo; es algo que se puede utilizar para motivar al profesorado en sus explicaciones. La explicación oral que dé el docente en clase, siempre y cuando sea fluida y no abuse del texto escrito en diapositivas o en el libro, permite asimilar mejor la información en la mente de sus estudiantes.

Esto es especialmente importante en el ámbito universitario. Pese a lo elevada que es este tipo de educación, es muy habitual que el profesorado se limite a leer diapositivas o, incluso, cuando no le da tiempo, diga al alumnado que se lea X capítulos de un libro que, por regla general, suele ser auténticamente aburrido y poco digerible. Esto hace que, si ya los contenidos universitarios son difíciles, su grado de dificultad se vea incrementado por lo aburrido de todo el proceso educativo en este ámbito.

El profesorado debe hacer un esfuerzo para que las presentaciones no sean diapositivas llenas de texto, sino transformarlas en imágenes convenientemente relacionadas con el contenido que se está explicando. Explicándolas oralmente hace énfasis en lo que se debe aprender, además de permitir que, llegado el examen o, incluso, el día en el que se tenga que trabajar, el alumnado se acuerde del material dado.

Por la parte que implica al alumnado, no estaría mal que, una vez en casa o en la biblioteca, abordara más a fondo sobre el contenido que se le ha explicado en el aula, buscando documentales relacionados con lo que deben aprender. Normalmente, esta clase de entretenimiento multimedia no contiene párrafos largos de aburrido texto, sino que consiste en vídeos e imágenes que son acompañadas por la voz del narrador, una estrategia ideal como hemos podido ver a lo largo del presente artículo.

Otras formas de asegurarse de adquirir el conocimiento es, primero, transformar el contenido del libro o de la fuente de información que sea en un esquema y, de forma oral, ir haciendo una explicación de ese mismo contenido para ver si se han adquirido estos contenidos.

Referencias bibliográficas:

  • Beaman, C. P., and Morton, J. (2000). The separate but related origins of the recency effect and the modality effect in free recall. Cognition 77, B59-B65.
  • Conway, M. A., and Gathercole, S. E. (1987). Modality and long-term memory. Journal of Memory and Language 26, 341-361.
  • Gardiner, J. M. (1983). On recency and echoic memory. Philosophical Transactions of the Royal Society of London B302, 267-282.
  • Glenberg, A. M., and Swanson, N. G. (1986). A temporal distinctiveness theory of recency and modality effects. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition 12, 3-15.
  • Kellogg, R. T. (2001). Presentation modality and mode of recall in verbal false memory. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition 27, 913-919