¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Ventajas y desventajas de ser una persona con alta sensibilidad

Estos son los aspectos positivos y los inconvenientes de ser una persona altamente sensible.

Javier Ares Arranz

Javier Ares Arranz

Ventajas y desventajas de ser una persona de alta sensibilidad

Las personas altamente sensibles experimentan la realidad de una manera algo distinta en comparación al ciudadano promedio.

Pero… ¿Es esto algo bueno, o algo malo? La respuesta es, tal y como ocurre casi siempre en Psicología, que depende. Aquí veremos cuáles son las ventajas y las desventajas de ser una persona altamente sensible.

¿Qué es la sensibilidad en el procesamiento sensorial?

El término “sensibilidad en el procesamiento sensorial” fue acuñado durante los años 90 por parte de los investigadores Elaine y Arthur Aron, quienes lo usaron para referirse a un grupo de características neuropsicológicas que predisponen a ciertas personas a experimentar una respuesta intensa ante estímulos relativamente sutiles y a vivencias con una cierta carga emocional.

Dicho de forma resumida, este conjunto de rasgos hace que algunas personas sean capaces de detectar matices sutiles en los estímulos que captan y en las implicaciones que esta información tiene acerca de lo que ocurre en el mundo, cómo se sienten los demás, cómo es percibido uno mismo, etc. Pero este proceso de detección no se limita a extraer información que pueda ser reducida a palabras, sino que genera oleadas de sentimientos y emociones que no experimentaría una persona que no destaca por tener una alta sensibilidad en el procesamiento sensorial.

Así pues, cuando hablamos de personas altamente sensibles, nos estamos refiriendo a quienes presentan una sensibilidad en el procesamiento sensorial muy desarrollada.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de ser una persona con alta sensibilidad?

La sensibilidad en el procesamiento sensorial no es un trastorno, y de hecho, tal y como ha sido descrita, no es en sí ni algo bueno ni algo malo; se trata en todo caso de una característica que dependiendo de la situación puede aportar beneficios o inconvenientes, tal y como pasa con muchos otros rasgos psicológicos.

A continuación quedan resumidos los aspectos beneficiosos y los inconvenientes de ser una persona altamente sensible.

Ventajas

Hasta qué punto la sensibilidad en el procesamiento sensorial es un elemento cualitativamente distinto al funcionamiento del sistema nervioso de las personas sin este aspecto (en vez de una simple diferencia cuantitativa, cuestión de grado de desarrollo de un rasgo) es un debate aún no resuelto. En todo caso, se ha visto que las personas altamente sensibles están especialmente bien dotadas para realizar ciertas tareas y para resolver algunos problemas. Veamos, pues, cuáles son sus ventajas.

1. Ayuda a conectar emocionalmente con los demás

Las personas altamente sensibles están muy predispuestas a empatizar con los demás, incluso con quienes no conocen de nada. Es decir, que no se toman a la ligera las consecuencias que sus acciones tienen en el bienestar o calidad de vida de los demás. Esto puede ponérselo más fácil a la hora de establecer relaciones emocionalmente significativas.

2. Ayuda a detectar matices sutiles en el estado emocional del resto de personas

Además de empatizar y preocuparse por lo que los demás sienten, por lo general a las personas altamente sensibles se les da bien interpretar los estados psicológicos que hay detrás de las acciones de los demás, generando hipótesis bastante acertadas acerca de qué emociones y estados de ánimo experimentan aquellos a quienes observan.

3. Permite encontrar soluciones más creativas

Como este rasgo tiene que ver con el proceso de la información a nivel racional y también a nivel emocional, a estas personas se les da muy bien asociar entre sí conceptos e imágenes que aparentemente no tienen nada que ver, lo cual las hace muy aptas para realizar tareas creativas, ya sean relacionadas con el arte y la artesanía o vinculadas a la filosofía u otras formas de crear maneras originales de interpretar la realidad.

Pros y contras de ser una persona altamente sensible

Desventajas

En cuanto a las desventajas, la mayoría de ellas tienen que ver con el hecho de que en situaciones clave, las circunstancias pueden hacer que las personas altamente sensibles se sientan desbordadas por lo que ocurre a su alrededor, sobre-estimuladas, ya que en ciertos momentos hay demasiados elementos a procesar y se produce una cierta saturación a niel neuropsicológico. Veamos con algo más de detalle qué implica esto.

1. Puede hacer muy complicado hacer frente a situaciones de crisis

Los momentos en los que se produce un cambio radical en el modo en el que debemos o podemos vivir, como por ejemplo la experiencia de emigrar a otro país o de sufrir la pérdida de un familiar cercano, pueden llegar a desbordar psicológicamente a las personas altamente sensibles, porque deben hacer frente a muchas situaciones nuevas con fuertes implicaciones emocionales. Esto hace que, a menudo, necesiten más ayuda que la persona promedio para no quedar paralizadas por las circunstancias.

2. Los entornos de trabajo llenos de estímulos y/o e interacciones sociales pueden ser muy complicados

Las personas altamente sensibles lo tienen más difícil para exponerse constantemente a entornos llenos de estímulos y de la necesidad de interactuar constantemente con otras personas, algunas de las cuales no se conoce bien. Esto no significa que sean tímidas o necesariamente introvertidas, pero el nivel de desgaste mental que genera este estilo de vida o tipo de puestos de trabajo hace mella en su calidad de vida con relativa rapidez, ya que su sistema nervioso permanece en un estado de mucha activación durante muchas horas seguidas y a lo largo de varios días con pocas interrupciones.

3. Puede dar lugar a problemas de insomnio

Si no se adoptan estrategias eficaces de gestión de los sentimientos y de los pensamientos, la alta sensibilidad facilita que las personas sufran dificultades para conciliar el sueño, dado que en esos momentos de tranquilidad su mente puede seguir funcionando a toda velocidad a partir de los recuerdos de lo ocurrido a lo largo de las horas previas.

¿Quieres contar con asistencia psicológica o psicoterapéutica?

Si te interesa disponer de los servicios de un psicólogo especializado en la intervención en problemas emocionales o vinculados con el estrés y la ansiedad, ponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Javier Ares y ofrezco sesiones de psicología presencial y de manera online por videollamada, tanto para adultos como para adolescentes, a partir de las estrategias y técnicas vinculadas a la terapia cognitivo-conductual, el Mindfulness y las Terapias de Tercera Generación.

  • Aron, E. (2006). El don de la sensibilidad. Barcelona, España: Editorial Obelisco.
  • Greven, C.U.; Lionetti, F.; Booth, C.; Aron, E.N.; Fox, E.; Schendan, H.E.; Pluess,
  • Boyce, W.T.; Ellis, B.J. (2005). Biological sensitivity to context: I. An evolutionary–developmental theory of the origins and functions of stress reactivity. Development and Psychopathology, 17(2): 271–301.
  • M.l.; Bruining, H. et al. (2019). Sensory Processing Sensitivity in the context of Environmental Sensitivity: A critical review and development of research agenda. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 98: 287-305.

Artículos relacionados