Este fármaco es usado habitualmente como antiepiléptico.

Existen un gran número de medicaciones creadas para un propósito concreto y que posteriormente han resultado de gran eficacia para otro completamente diferente. Este es el caso de gabapentina.

Este medicamento antiepiléptico ha resultado ser de gran ayuda en personas con dolor neuropático debido a sus efectos anagésicos. A continuación describimos sus propiedades, precauciones y efectos secundarios.

¿Qué es la gabapentina?

La gabapentina es un fármaco que se creó inicialmente para intervenir en el tratamiento de la epilepsia. Sin embargo, pasado el tiempo se descubrió que también resultaba eficaz com tratamiento para el dolor, sobre todo para aquel dolor con una causa neuropática.

Su principal ventaja frente a las benzodiazepinas utilizadas para tratar la epilepsia es que, a diferencia de estas, la gabapentina tiene la propiedad de mejorar el sueño de forma considerable y sin el riesgo de adicción que poseen las benzodiazepinas. Además, es un medicamento muy bien tolerado por prácticamente todos los pacientes.

¿Para qué se utiliza?

Las principales aplicaciones de la gabapentina, en cualquiera de sus formatos, tienen que ver con el control de ciertos tipos de convulsiones sufridas por personas con epilepsia. Concretamente las convulsiones disminuyen al reducir o controlar la excitación anómala del cerebro

Asimismo, tanto las cápsulas, como las tabletas o la solución oral resultan muy eficaces en el tratamiento del dolor causado por la neuralgia postherpética, puesto que la gabapentina altera la manera en la que el cuerpo experimenta dicho dolor.

Otro de sus formatos, el cual se presenta en comprimidos de liberación prolongada, es utilizado en el tratamiento del síndrome de piernas inquietas, el cual genera en la persona una profunda aflicción en las piernas que se acompaña de una urgente necesidad de moverlas continuamente,

En cuanto a los usos menos comunes, se ha constatado la efectividad de la gabapentina en la prevención de las migrañas frecuentes, y para el tratamiento del nistagmo, el cual ocasiona movimientos involuntarios e incontrolables de los ojos. No obstante, estos usos aún no han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Finalmente, a pesar de haber generado algo de polémica, se ha probado a utilizar la gabapentina como tratamiento del trastorno bipolar, puesto que algunos estudios afirman que esta genera menos efectos adversos que el resto de medicaciones, tales como el litio, para este trastorno. Sin embargo, la mayoría de investigaciones afirman que esta medicación no es mucho más efectiva que el placebo utilizado en ellas.

¿Cómo se administra este medicamento?

Tal y como se menciona anteriormente existen varios formatos en los que se presenta la gabapentina. Estos son: grageas, cápsulas, cápsulas de acción prolongada y solución oral.

Es siempre aconsejable que la administración de este medicamento se realice siguiendo siempre las recomendaciones del facultativo que las prescribe; evitando aumentar o disminuir las dosis de manera independiente, así como tampoco debe tomarse con más frecuencia de la indicada,

A pesar de que la gabapentina es sumamente eficaz a la hora de controlar la sintomatología de ciertos trastornos o afecciones, esta no tiene la capacidad de curarla. Por lo tanto, es de vital importancia que el paciente no deje de tomar la medicación aunque perciba que se sienta mejor o que sus síntomas han remitido, si el médico no se lo ha indicado así.

Si el paciente decidiera por su cuenta dejar de tomar esta medicación es muy posible que acabe sufriendo una serie de síntomas relacionados con el síndrome de abstinencia tales como ansiedad, insomnio, náuseas o sudoración excesiva.

Precauciones

Existen una serie de situaciones o personas en los que no se recomienda el uso de la gabapentina, comenzando por aquellos pacientes que hayan manifestado algún tipo de hipersensibilidad a este medicamento o a cualquiera de sus principios activos.

A pesar de que solamente existan estudios en animales de los efectos de la gabapentina durante el embarazo, no se aconseja su prescripción durante este con la única excepción de que el beneficio para la mujer embarazada sea mayor que los posibles riesgos para el feto.

Asimismo, debido a los efectos sedantes de la gabapentina, esta puede provocar somnolencia, mareos o falta de coordinación, problemas que tienden a agravarse con el consumo de alcohol. Por lo que es necesario evitar conducir cualquier tipo de vehículo o maquinaria, al menos hasta que el paciente se cerciore de cuáles son los efectos que este medicamento tiene en su organismo.

En cuanto a su efecto en niños, la gabapentina puede alterar la conducta y las capacidades de estos durante el periodo en el que se administre. Es necesario tener en cuenta que los menores pueden experimentar cambios en el estado anímico, irritación, hiperactividad o problemas de concentración. Por lo tanto se hace necesaria la supervisión de un adulto en cualquier actividad que el niño lleve a cabo.

Aunque aquí solamente se citan las más importantes, existen muchas precauciones a tener en cuenta antes de tomar gabapentina. Por lo que el paciente deberá comunicar al médico especialista cualquier alergia, consumo de otros medicamentos o enfermedades o afecciones orgánicas que padezca.

Efectos secundarios de la gabapentina

Entre los efectos secundarios más comunes tras la administración de gabapentina se encuentran los mareos, la somnolencia o el edema periférico, que hace referencia a la inflamación de las extremidades.

Otros efectos secundarios comunes son:

  • Debilidad muscular.
  • Cefaleas.
  • Temblores.
  • Ansiedad.
  • Problemas de memoria.
  • Acidez.
  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Cambios en el apetito.
  • Picor en los ojos.

Un efecto adverso extraño pero bastante llamativo propio de la gabapentina consiste en la génesis y desarrollo de ideaciones suicidas en pacientes que padecen epilepsia o algún otro tipo de enfermedad o trastorno mental. Esta tendencia se da aproximadamente en 1 de cada 500 personas y tiene a aparecer apenas una semana después de iniciar el tratamiento.

Si el paciente tiene cualquier duda o preocupación acerca de los efectos secundarios de este fármaco, es recomendable que acuda al médico que se le recetó o a su farmacéutico de confianza para resolver todo tipo de cuestiones.