El paso por la facultad de psicología no solo es una etapa en la que se acumulan conocimientos, sino que también va de la mano de una serie de experiencias que los estudiantes de la ciencia de la conducta acostumbran a vivir.

La vida universitaria viene acompañada de mitos que quedan derrumbados, dudas existenciales y reflexiones sobre el futuro laboral y vivencias que, en cierto sentido, están cargadas de humor.

Pasar por la facultad de Psicología significa…

Hagamos un repaso sobre las principales experiencias relacionadas con esta carrera.

1. Descubres que el origen de la palabra "psicología" no describe en qué consiste

Aunque etimológicamente el término psicología signifique estudio del alma, en realidad los psicólogos se dedican a investigar e intervenir sobre aspectos muy concretos y delimitados de nuestro día a día, y no utilizan el concepto de "alma" para trabajar.

2. Todo el mundo empieza a pedirte terapia gratis

Estos intentos de acercamiento para conseguir consulta psicológica gratuita pueden llegar a parecer entrañables al principio. Sin embargo, el tiempo y el esfuerzo de la atención psicológica merece un pago... y un título universitario que acredite tu formación.

3. A la gente se le iluminan los ojos al oír lo que estudias en la universidad

Y es en ese momento cuando se produce el punto número 2.

4. Te das cuenta de que hay mucha vida más allá de la psicoterapia

Casi todo el mundo empieza la carrera queriendo dedicarse a la terapia, pero poco a poco se van descubriendo otras ramas de la psicología.

5. Desmitificas completamente la idea de hipnosis clínica

Descubres que los hipnotistas no pueden controlar las acciones de la persona hipnotizada... y eso te decepciona. Te habías hecho muchas ilusiones por culpa de los mitos sobre esta práctica.

6. Desmitificas completamente la idea de bipolaridad

Estar diagnosticado con Trastorno Bipolar no es algo divertido ni, probablemente, es lo que creías que era antes de empezar la carrera. Y no, desde luego que no tiene nada que ver con lo que se dice en esa canción de Porta.

7. Desmitificas completamente el concepto de psicopatía

No, los psicópatas no se dedican a descuartizar personas durante sus ratos libres.

8. Te preguntas si podrías ser un psicópata

Es el siguiente paso lógico después de haber llegado a la conclusión anterior. Al fin y al cabo, ser psicópata o no serlo es una cuestión de grados y de cantidades de psicopatía.

9. Descubres que ya nadie utiliza diván

El diván es un mueble que ha quedado anticuado en las consultas de psicología, aunque es muy icónico.

11. Dejas de atribuir poderes mágicos al test de Rorschach

No, interpretar esas láminas con manchas de tinta no va a hacer que quede revelada la parte más íntima de tu mente.

12. Te empiezas a cuestionar el concepto de "mente"

Al fin y al cabo, es un término muy ambiguo y confuso. ¿No sería mejor hablar más bien de "procesos mentales"?

13. Te empiezas a cuestionar seriamente el concepto de "naturaleza humana"

Muchas de las cosas que asumimos que le ocurren a todo el mundo no son, ni mucho menos, universales. La conducta aprendida modela gran parte de nuestra manera de ver las cosas, y no todo el mundo aprende en el mismo contexto.

14. Te empiezas a cuestionar el concepto de "consciencia"

¿Es la consciencia la base de operaciones de nuestro cerebro, o es la consecuencia de que nuestro cerebro esté activado? Es muy confuso.

15. Te das cuenta de que te estás cuestionando más cosas de las que estás comprendiendo del todo

Puede llegar a ser frustrante, pero una buena parte de lo que es estudiar psicología implica desaprender ciertos mitos.

16. Te planeas dilemas morales sobre la experimentación animal

Gran parte de la investigación en psicología parte de realizar estudios con animales, y esto te obligará a posicionarte al respecto.

17. Empiezas a buscar posibles futuros pacientes entre tus compañeros de aula.

Resulta tentador atribuir síntomas y trastornos a los demás, pero eso es algo que solo se puede hacer con preparación y en un contexto clínico.

18. Vas descubriendo que las cosas más nimias pueden llegar a producir problemas psicológicos

La educación, el trabajo, el ruido cerca de las casas... todo eso, aunque sea en pequeñas dosis, puede producir crisis psicológicas.

19. Se te cae un ídolo: Sigmund Freud

Al empezar la carrera descubres que las ideas de Freud están totalmente desfasadas y que la psicología actual sigue otros derroteros.

20. Te das cuenta de que los clientes de los psicólogos no saben lo que están contratando

Los mitos acerca de la psicología son tan omnipresentes que ni las personas u organizaciones que pagan por estos servicios saben muy bien lo que hacen.

21. Te preguntas si la carrera es difícil en sí o si hinchan su dificultad haciéndote leer mucho

Puede que en algunas facultades la carrera pueda parecer difícil, pero por lo menos es una dificultad agradecida: si estudias mucho, sacas buenas notas, no como en las ingenierías.

22. Empiezas a analizar series, películas y videojuegos en clave psicológica

Difícil no hacerlo. A fin de cuentas, los guionistas se esfuerzan por que la personalidad de los personajes sea interesante o muy marcada.

23. Mantienes una relación de amor-odio con los psicofármacos

Los psicofármacos pueden resultar alienantes, pero mejoran la vida de muchas personas.

24. Empiezas a creer mucho menos en las conspiranoias sobre el uso de psicofármacos

A fin de cuentas, que la existencia de estos productos beneficie a las farmacéuticas no significa que no sean eficaces en muchos casos.

25. Notas que los estudiantes de sociología te tienen un respeto que creerás inmerecido

Los sociólogos ven en la psicología un punto en el que las ciencias sociales se unen a las neurociencias, y eso les suele merecer respeto. Sin embargo, tú los respetarás a ellos porque se pasan el día trabajando con programas estadísticos.

26. Experimentarás una crisis identitaria al no saber a qué corriente psicológica unirte

Porque no, el eclecticismo no tiene por qué ser la mejor opción. necesariamente.

27. Disfrutas respondiendo con evasivas a preguntas sobre lo que estudias

¿Que qué es lo más importante de la mente humana? Defíneme la idea de "mente humana".

28. Te haces pasar por psicoanalista solo para bromear

¿Eres de lo que prefiere la tortilla de patatas sin cebolla? Vaya vaya... ¿qué tal va tu relación con tu padre?

29. Tiendes a elegir las asignaturas optativas en las que haya menos alumnos bocazas

Las clases con pocos estudiantes pueden fomentar la participación, pero eso se volverá en tu contra en aquellas en las que uno o dos estudiantes se pongan a hablar largamente sobre sus opiniones.

30. Te das cuenta de que "la psicología emocional" no dice nada

Todas esas imágenes que circulan por Internet acerca de "las enseñanzas de la psicología emocional" se basan en mentiras y, de hecho, no hay ninguna rama bien definida de la psicología que se llame así. Las emociones son componentes que abordan muchas ramas y enfoques de la psicología a la vez.

31. Te planteas crear un fondo de ahorros específico para cubrir los gastos en libros

Estudiar esta carrera significa invertir un dineral en comprar libros de psicología que, a no ser que sean manuales de 600 páginas, devorarás con avidez.

32. Te das cuenta de que durante los decansos para comer lees más que durante tu último semestre de educación obligatoria

Aprender psicología implica transformar los libros en un segundo cerebro.

33. Empiezas a buscar características evolutivamente ventajosas en tus posibles parejas

Te fijarás especialmente en el waist-hip ratio y en la dark thriad.