El lenguaje es una de las capacidades más importantes del ser humano, dado que somos animales sociales que necesitan poder comunicarse entre sí con el fin de coordinarse y sobrevivir.

El lenguaje implica la creación de una serie de símbolos compartidos entre los miembros de un grupo que permite transmitir ideas, intenciones, emociones y necesidades entre los diferentes individuos. Y uno de los tipos de lenguaje más relevante es el lenguaje oral.

Pero existen una gran variedad de lenguas e idiomas con grandes diferencias entre sí, y aún dentro de un mismo idioma vamos a encontrar diferentes variantes y maneras de expresarse. En este último sentido cabe destacar que podemos encontrar diferentes niveles del lenguaje o de la lengua, de los cuales vamos a hablar a lo largo de este artículo.

¿Qué son los niveles de la Lengua?

Reciben el nombre de niveles de la Lengua (o del lenguaje) el conjunto de estilos o maneras de comunicarnos a través del lenguaje. Este nombre puede hacer referencia a distintas maneras de clasificar la capacidad lingüística o su utilización, como por ejemplo el nivel de aprendizaje y conocimiento de un idioma (B1, B2, C1, C2…) o, en el caso que nos ocupa, los diferentes registros empleados por los usuarios de un mismo lenguaje en relación a su situación contextual y cultural.

En este sentido cabe tener en cuenta que son muchos los factores que determinan el tipo de registro empleado. El nivel socioeducativo es uno muy relevante, dado que por ejemplo personas analfabetas o con pocos estudios tendrán muchas más dificultades para poder emplear registros más sofisticados.

Sin embargo, no es el único: el momento histórico, la adecuación a contextos y situaciones concretas o incluso la personalidad del hablante pueden influir en el tipo de registro que se utilice.

Los tres grandes niveles

Si bien como hemos dicho podríamos clasificar el uso del lenguaje en diferentes niveles en función de una gran diversidad de criterios, si nos atenemos al nivel de corrección y el bagaje cultural de los hablantes y al tipo de lenguaje que empleamos en distintos contextos podemos considerar un total de tres grandes niveles de la lengua. Concretamente, las siguientes.

1. Nivel subestándar

Se considera el nivel subestándar como el nivel del lenguaje menos sofisticado y el que precisa de menos conocimientos formales para emplearse. El uso de este nivel incurre en múltiples incorrecciones y modismos, suele emplear formas abreviadas de las palabras y frases hechas.

Incluyen por lo general el uso de jergas y variantes regionales (que no dialectos), así como errores léxicos y sintácticos. Suele ser empleado entre personas de círculos cercanos o con niveles educativos bajos. Dentro de este nivel podemos encontrar dos grandes subniveles

1.1. Lengua vulgar

Este tipo de lenguaje se caracteriza por su gran sencillez y poca por una gran sencillez y carecer de ornamentaciones. Muchos de sus términos no forman parte del diccionario, y a menudo incluyen léxicos limitados, frases cortas y parciales y gran cantidad de vulgarismos y errores que no buscan subsanarse.

Aunque resulta entendible, es posible que un hablante de otra región tenga dificultades para comprender la totalidad de los mensajes. También es habitual que se empleen muletillas y que existan graves problemas de ordenación de las palabras, así como desplazamientos acentuales o en las sílabas o uso de grafemas y fonemas erróneos (se utilizan vocales y consonantes que no son las que integran la palabra en sí).

Es frecuente que sea un habla con poca adaptación al entorno y al contexto: la manera de hablar es casi siempre la misma y no se ajusta dependiendo de la situación.

1.2. Lengua popular

El también llamado lenguaje del pueblo forma parte del nivel subestándar (si bien integra diversos elementos del lenguaje estándar), y en este caso observamos un uso mucho más correcto y aceptado por la mayoría de hablantes, aunque informal y poco elaborado. Aunque limitado en léxico, también presenta gran generatividad a la hora de hablar de los distintos constructos.

Suele utilizar muchos adjetivos y proverbios, economizar las construcciones y oraciones (se reducen en la medida de lo posible las frases) y abusar de apelaciones al oyente.

A menudo es un tipo de lenguaje empleado por personas con un ligero nivel educativo, en las personas mayores o en los jóvenes, teniendo un uso informal bastante extendido.

2. Nivel estándar

Entendemos por nivel estándar aquel que la mayor parte de la población reconoce como correcto, que sigue las normas léxicas, sintácticas y morfológicas del lenguaje en cuestión y que sirve como base y ejemplo de cómo es un lenguaje concreto. Requiere un cierto nivel formativo de cara a aprender el uso del lenguaje y sus normas.

Dentro del nivel estándar podemos encontrar dos subniveles o subtipos de lenguaje.

2.1. Lenguaje coloquial

Es el tipo de registro que suele utilizar la mayoría de la población en su día a día y de manera espontánea. Se trata de un lenguaje correcto y que sigue las principales normas ortográficas, sintácticas y gramaticales, aunque pueden existir pequeños errores.

Emplea interjecciones y tiene bastante riqueza a nivel léxico, aunque tiene a utilizarse de manera informal y tiende a no ser florido ni ornamentado. Altamente práctico y expresivo, suele tener elementos de subjetividad y emocionalidad.

2.2. Lenguaje culto

La lengua culta es un subnivel del nivel estándar que implica un elevado nivel de corrección en todos sus aspectos. Suele implicar un conocimiento y dominio de las reglas del lenguaje relativamente elevado. Posee un léxico bastante rico y pueden observarse elementos de abstracción y ornamentación, y es tipo de comunicaciones formales.

El lenguaje culto, aunque por lo general es considerado estándar, posee características que lo acercan al nivel superestándar y que en ocasiones lo sitúan en dichos niveles del lenguaje.

3. Nivel superestándar

El nivel del lenguaje más avanzado y sofisticado es el nivel superestándar. Este nivel se caracteriza por el uso de un lenguaje muy correcto y ornamentado, así como por emplearse de manera restringida en determinados ámbitos o contextos. Su uso no es habitual en el día a día y se restringe a ciertas situaciones, además de lo cual requiere un nivel educativo elevado para poder comprenderse.

El vocabulario es amplio y suelen emplearse cultismos. A menudo busca la expresión de la belleza a través de la palabra. Entre los diferentes subniveles que podemos encontrar, es posible destacar los siguientes.

3.1. Lenguaje poético

El lenguaje poético es aquel cuya principal función es la expresión de emociones y sentimientos a través no tanto del contenido de la palabra sino de su forma. Aunque lo que se dice puede tener relevancia, es mucho más relevante la manera en la que se expresa, persiguiendo generar belleza con el uso del lenguaje.

3.2. Lenguaje científico-técnico

Un subtipo de lenguaje superestándar en el que prima la transmisión de información objetiva, con una presentación clara y ordenada de la información y por el uso de terminología específica de un ámbito del saber. Comprender los mensajes emitidos en este nivel de la lengua implica tener conocimientos muy especializados en un ámbito concreto, o al menos nociones de campos muy específicos.

Referencias bibliográficas:

  • Areiza Londoño, R y Tabares Idárraga, L.E. (2003). Las variables sociales y su relación con el uso de la lengua. Revista de Ciencias Humanas, 9 (32).

  • Caballero Muñoz, D. (1993). Algunas consideraciones psicosociales sobre lenguaje correcto y lenguaje vulgar. Aula Abierta, 62: 157-168. Universidad de Oviedo.