¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Parestesia durante el embarazo: qué es y cuáles son sus causas

Veamos las características de la parestesia durante el embarazo y cómo afecta a las personas.

Parestesia durante el embarazo

El embarazo o gestación es el período que va desde la implantación del óvulo fecundado en el útero hasta el momento del parto. Este se acompaña de toda una serie de cambios físicos y biológicos en el organismo que permiten el desarrollo del feto. Algunas veces, las futuras madres sufren una serie de condiciones un tanto inesperadas y bastante molestas, especialmente hacia el final del segundo trimestre y principio del tercero. La aparición de manchas, hinchazón asociada a la retención de líquidos, ardores y problemas estomacales son frecuentes.

Algunas personas embarazadas experimentan sensaciones de hormigueo en diferentes partes del cuerpo, pero especialmente en las piernas. Normalmente, estos síntomas se presentan de forma repentina, en medio de la noche y sin motivo aparente. La sensación de hormigueo puede acompañarse de ardor y pérdida de sensibilidad.

La parestesia y sus síntomas son más comunes y frecuentes en los últimos meses del embarazo. En este artículo expondremos las causas más frecuentes de parestesia durante el embarazo.

¿Qué es la parestesia en el embarazo?

La parestesia en el embarazo se refiere al entumecimiento y la sensación de hormigueo acompañada de falta de movilidad que se experimenta normalmente en la parte baja del cuerpo durante la gestación.

Durante el embarazo, el entumecimiento en todo el cuerpo es común. No hay que preocuparse demasiado por estas sensaciones. Las personas embarazadas experimentan síntomas como el entumecimiento en las piernas, normalmente después de despertarse de una siesta o por la mañana, también pueden sentir dolor en las articulaciones y los brazos cuando han estado en la misma posición durante un tiempo o después de levantar un objeto pesado.

Parestesia en mujeres embarazadas

Existen diferentes causas comunes al embarazo que provocan el entumecimiento de las piernas y la sensación de hormigueo en los últimos meses de desarrollo del feto.

Causas de parestesia en el embarazo

Normalmente, el origen de la parestesia se asocia a cambios hormonales y corporales, aunque en algunos casos puede ser de origen neurálgico, por el pinzamiento de algún nervio que se comunique con la parte inferior del cuerpo. En casos menos frecuentes, el entumecimiento de los dedos se debe a la tensión en las articulaciones. Se sabe que algunas mujeres embarazadas experimentan entumecimiento en la lengua después de comer ciertos alimentos, o después de que su realizar un movimiento brusco y repentino del cuello.

Como vemos, la parestesia en el embarazo tiene unos síntomas determinados; comúnmente entumecimiento y sensación de hormigueo acompañados de falta de movilidad, pero el origen de la afección puede variar. Veamos detalladamente cuáles son las causas más frecuentes de parestesia durante el embarazo.

1. Los cambios hormonales

Además de los cambios en las denominadas hormonas sexuales femeninas, como la progesterona y el estrógeno, el embarazo afecta a los niveles de otras hormonas. A medida que avanza la gestación, el organismo segrega más cantidad de relaxina. Esta hormona posibilita el estiramiento de los ligamentos, necesario durante el embarazo y el parto.

Pero los altos niveles de relaxina y el aflojamiento de los ligamentos que produce, también implica otros cambios corporales - no tan beneficiosos - afectan a la postura y al centro de gravedad. Estas modificaciones hacen que algunos nervios puedan pinzarse, provocando dolor punzante y hormigueo en diferentes partes del cuerpo, incluyendo las piernas.

2. Los cambios corporales

A medida que avanza el embarazo se experimentan importantes cambios corporales. El útero es el lugar donde crece el bebé, y lógicamente aumenta en peso y en volumen a medida que avanza la gestación. El útero grande y pesado ejerce cada vez más presión sobre los ligamentos, los músculos, los nervios y los órganos cercanos, contribuyendo de esta forma a la sensación de entumecimiento y hormigueo en los miembros inferiores.

A partir del segundo trimestre de embarazo, es habitual que se hinchen las manos y los pies. Las personas embarazadas aumentan en más de un 40% su volumen sanguíneo, en comparación con las personas no gestantes. Este aumento es necesario para cumplir con las necesidades del feto en gestación y para compensar la futura pérdida sanguínea materna que se produce durante el parto. El incremento de volumen sanguíneo, el aumento de la permeabilidad vascular, además de la dificultad respiratoria, causan la retención de líquidos responsable de la hinchazón de las extremidades.

3. La ciática

La ciática es la causa más común de parestesia de los miembros inferiores, que suele aparecer en el transcurso del tercer trimestre del embarazo.

El nervio ciático es el nervio más grande del cuerpo humano, se origina en la parte inferior de la espalda, abandona la médula espinal, y se ramifica pasando por los glúteos y la parte trasera de la pierna hacia los dedos de los pies.

La ciática se produce por la comprensión de parte del nervio ciático. La persona afectada describe un dolor que se extiende a lo largo del trayecto del nervio. Existen diferentes causas para la ciática, en el caso del embarazo su origen es el pinzamiento del nervio ciático, debido al aumento de volumen y peso del útero.

La ciática solo suele producir en el caso del embarazo, entumecimiento y hormigueo en la parte inferior del cuerpo. Pero para algunas puede ser debilitante y afectar al desarrollo de la vida diaria.

4. Meralgia parestésica

El pinzamiento del nervio ciático y sus síntomas son bastante comunes en las personas gestantes. Una afección menos común que también ocurre como consecuencia del pinzamiento de un nervio, es la meralgia parestésica. Esta condición aparece como resultado de la presión ejercida sobre el nervio cutáneo femoral lateral, un nervio que pasa por la parte delantera y lateral del muslo. El nervio femoral lateral (NFCL) es el encargado de proporcionar sensibilidad a la piel que cubre el muslo.

El pinzamiento de este nervio produce una sensación de hormigueo, el entumecimiento y un dolor ardiente en la parte externa del muslo, como síntomas principales. También, se pueden resentir pinchazos en el cuádriceps y el dolor puede extenderse a la rodilla.

5. Síndrome del túnel carpiano

A veces la parestesia puede afectar a las manos y los dedos en las personas embarazadas, especialmente a medida que avanza la gestación y hay cada vez más exceso de líquido. En algunas personas gestantes este exceso de líquido ejerce presión sobre el nervio mediano de la muñeca, provocando el síndrome del túnel carpiano.

El síndrome del túnel carpiano es bastante común durante el embarazo; cuatro de cada diez personas embarazadas son diagnosticadas con este síndrome. Las causas asociadas al síndrome del túnel carpiano en el embarazo incluyen la retención de líquidos, el aumento de peso y los cambios hormonales. La mayoría de los casos se detectan durante las últimas etapas del embarazo, pero si ha tenido el síndrome del túnel carpiano, antes o en otros embarazos, sus síntomas pueden ocurrir antes.

La mayoría de las personas experimentan síntomas en una o ambas manos, siendo la mano que utilizamos con más frecuencia la más afectada. Los síntomas incluyen: sensación de ardor en manos, muñecas y brazos, dificultad para sostener cosas, dolor en la mano, muñeca y dedos. Las manos y los dedos también pueden hincharse.

Entre los síntomas de parestesia se describen pinchazos en las extremidades superiores, como si los alfileres pinchan los dedos y las manos. También, los dedos pulgares, índice y medio pueden entumecerse, al igual que los hombros, el cuello y los brazos.

6. Otras causas

Aunque la parestesia y las sensaciones de entumecimiento y hormigueo que se experimentan durante el embarazo, no suelen ser graves, a veces pueden ser síntomas de una enfermedad subyacente. Por eso, es importante consultar con el médico cualquier sensación o cambio anormal que se experimente durante el periodo de gestación. Las siguientes son algunas de las complicaciones peligrosas durante el embarazo que incluyen la parestesia entre sus síntomas.

6.1. Anemia

Durante el embarazo, la anemia debido a la deficiencia de hierro puede causar hormigueo o una sensación de entumecimiento en las piernas, conocida como el "síndrome de las piernas inquietas".

La deficiencia de vitamina B12 también puede causar daño neurálgico, lo que puede provocar entumecimiento y hormigueo en las manos, así como debilidad general de los músculos, dificultad para caminar, problemas de memoria e incluso depresión.

6.2. Preeclampsia

El entumecimiento o la sensación de hormigueo durante el embarazo pueden ser un síntoma de preeclampsia, una afección muy grave que ocurre durante el embarazo, que afecta a la presión arterial y puede afectar al suministro de sangre de la placenta. Debido al aumento de la presión sanguínea, la preeclampsia puede causar una hinchazón significativa del cuerpo y podría provocar los síntomas más comunes de parestesia.

La preeclampsia también presenta numerosos signos: pérdida de visión, dolores de cabeza intensos, vómitos, disminución de la producción de orina, dolor abdominal, náuseas e incluso convulsiones. Si se experimenta entumecimiento u hormigueo acompañado de alguno de estos síntomas, es importante comunicarse con un médico de forma inmediata.

6.3. Diabetes gestacional

La diabetes gestacional a veces puede causar hormigueo y entumecimiento en las manos y los pies. Si la persona embarazada ya ha sido diagnosticada de diabetes gestacional, los síntomas de parestesia pueden indicar que la enfermedad no se está controlando adecuadamente. Por tanto, es importante comunicar la sensación de hormigueo y el entumecimiento, al igual que cualquier otro síntoma nuevo o relativamente extraño que se experimenta durante el embarazo, porque podría ser relevante para diagnosticar y controlar la diabetes gestacional u otras condiciones subyacentes a estos.

Conclusión

Las personas embarazadas experimentan muchos cambios necesarios para permitir el desarrollo del feto, a veces estos cambios normales del organismo pueden producir otras alteraciones inesperadas. Es el caso de la parestesia, la sensación de entumecimiento y hormigueo que se da en diferentes partes del cuerpo, normalmente la zona baja. Aunque, normalmente, se presenta como producto de alteraciones hormonales y corporales que afectan a la postura, o al volumen sanguíneo, también puede ser la consecuencia del pinzamiento o la presión ejercida sobre un nervio que se comunica con la parte inferior del cuerpo, como en el caso de la ciática.

En todos estos casos, no se considera grave y puede tratarse con masajes, cambios de posiciones al dormir, o analgésico para aliviar el dolor. Sin embargo, a veces la parestesia puede presentarse como síntoma de una condición más grave que afecta al embarazo, como en el caso de la anemia, la diabetes gestacional y la preeclampsia, por lo que es importante consultar con el especialista cualquier síntoma extraño que se presente durante el embarazo.

  • Bothwell, T.H. (2000). Iron requirements in pregnancy and strategies to meet them. The American Journal of Clinical Nutrition. 72 (1 Suppl): 257S–264S.
  • Marks, D.B.; Swanson, T.; Kim, S.I.; Glucksman, M. (2007). Biochemistry and Molecular biology. Philadelphia: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins.

Valentín Elorza es estudiante de Medicina en la Universidad de Lieja y Graduado en Ingeniería Multimedia por la Universidad Ramón Llull. Trabajó varios años como programador web, pero siguiendo la máxima de "ahora o nunca", decidió dejar su querida Mallorca y mudarse a Bélgica para estudiar Medicina. Es redactor en MédicoPlus, AZ Salud, Estilo Next y Psicología y Mente.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados