Una alteración del sueño en la que se lucha por respirar. Pexels.

Los trastornos relacionados con el sueño pueden llegar a interferir de forma importante en la vida diaria de una persona, produciendo síntomas como la somnolencia diurna, el cansancio excesivo y un sueño no reparador.

En este artículo conoceremos el síndrome de la apnea del sueño, un trastorno que afecta a la respiración mientras dormimos. Veremos sus tipos, síntomas, posibles causas y tratamientos.

Síndrome de la apnea del sueño: ¿qué es?

Una apnea es un episodio de interrupción de la respiración. Así, el síndrome de la apnea del sueño es una dolencia de la respiración y del sueño, que proviene del colapso repetido del tubo respiratorio superior. El resultado que produce son una serie de pausas en la respiración durante el sueño.

La apnea del sueño puede ocurrir en todas las edades, aunque los más frecuente es que lo padezcan hombres. Según el tipo de síndrome, se da más cuando existe sobrepeso (en el síndrome de apnea obstructiva y el síndrome de hipoventilación alveolar central) y en personas mayores (en el síndrome de apnea central).

El diagnóstico y tratamiento del síndrome de la apnea del sueño resultan imprescindibles para conseguir instaurar un sueño nocturno más restaurador, estar más despierto durante el día y aumentar la calidad de vida del paciente.

Tipos

Antes de hablar de las diferentes formas del síndrome de la apnea del sueño, vamos a definir tres conceptos clave para entender las diferencias entres los tipos de síndromes:

  • Apnea: son episodios de interrupción de la respiración.
  • Hipoapneas: se trata de una respiración anormalmente lenta o superficial.
  • Hipoventilación: niveles de O2 (oxígeno) y CO2 (dióxido de carbono) anormales.

Así, los tres tipos de trastornos del sueño relacionados con la respiración (y que recoge CIE-10 y DSM) son:

1. Síndrome de apnea obstructiva

Aparecen apneas o hipoapneas por obstrucción de las vías aéreas superiores.

2. Síndrome de apnea central

Se dan apneas o hipoapneas sin obstrucción de las vías aéreas.

3. Síndrome de hipoventilación alveolar central

Existe una hipoventilación sin apneas o hipoapneas.

Síntomas

Los síntomas más comunes del síndrome de la apnea del sueño son:

  • Somnolencia diurna.
  • Dolor de cabeza por las mañanas.
  • Ronquidos fuertes o sonoros.
  • Jadeo durante el sueño.
  • Dificultad para mantenerse alerta.
  • Depresión.

Además, muchas veces el compañero o la compañera de cama (incluso alguien que duerme cerca de la persona), puede ser la primera persona en darse cuenta del problema, al oír ronquidos fuertes y notar la “lucha” de la persona por respirar mientras duerme, sumados a los espacios de tiempo donde falta la respiración.

Por otro lado, los familiares, así como compañeros de estudio o de trabajo, pueden observar que la persona va cansada durante el día (somnolencia diurna), o que le cuesta mantenerse alerta o despierta. Todas estas señales pueden ser síntomas del síndrome de la apnea del sueño y no deben obviarse a la hora de acudir a un médico.

Causas

La causa más frecuente del síndrome de la apnea del sueño es una obstrucción parcial o total del flujo del aire respirado, producida por la relajación de los músculos que rodean la garganta y la lengua.

El síndrome de la apnea del sueño puede hacer peligrar la vida, al asociarse con un latido del corazón irregular, alta presión sanguínea, ataque cardíaco y apoplejía; es decir, puede llegar incluso a provocar la muerte.

La mayoría de las veces se relaciona con la obesidad y con el envejecimiento (este último en algunos casos).

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de la apnea del sueño puede ser de diversos tipos:

1. Enfoques conductuales

Este tipo de enfoques pueden ser eficaces para gente con apnea del sueño leve o moderada, e incluirían las siguientes pautas:

  • Bajar de peso puede ayudar a mejorar la respiración y a veces reduce los incidentes de pausas en la respiración.
  • Realizar ejercicio ayuda a bajar de peso y puede ayudar a que los pulmones funcionen mejor.
  • Evitar el alcohol, la nicotina, las pastillas para dormir y las antihistaminas.
  • Dormir de costado y no de espaldas alivia la presión sobre la vía respiratoria. Se pueden utilizar también almohadas u otros medios.

2. Aparatos físicos

Los aparatos físicos también pueden ser eficaces y utilizarse individualmente o en combinación con los anteriores:

2.1. Presión Nasal Continua Positiva de Vías Respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés)

A veces puede resultar muy eficaz el uso de esta máscara sellada sobre la nariz y boca, o solo sobre la nariz. ¿Cómo actúa? La máscara sopla aire dentro de la vía respiratoria superior para que esta no se colapse mientras el paciente duerme.

2.2. Artefactos dentales o bucales

Estos pueden utilizarse para crear una vía respiratoria sin obstrucciones, y se pueden prescribir para pacientes con apnea del sueño de leve a moderada.

3. Otros tratamientos

Otros tratamientos que pueden resultar eficaces para el síndrome de la apnea del sueño son:

3.1. Procedimientos quirúrgicos

Se pueden tener en cuenta para ensanchar permanentemente la vía respiratoria; sin embargo, no siempre resultan eficaces.

3.2. Tratamientos farmacológicos

Realmente, estos no existen en la actualidad. Sin embargo, aunque el oxígeno puede producir mejoras, en sí no es considerado un tratamiento eficaz.

Referencias bibliográficas:

  • Amigo, I. (2012). Manual de Psicología de la Salud. Madrid: Pirámide.
  • Pérez, M.; Fernández, J.R.; Fernández, C. y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces II: Psicología de la Salud. Madrid: Pirámide.
  • National Sleep Foundation. (2018). La apnea del sueño.