El estudio de las sectas es uno de los campos de estudio más interesantes dentro de la rama de la psicología social. Pero… ¿en qué consiste la psicología de las sectas?

El caso de Charles Manson

A finales de los años 60, un músico de Ohio llamado Charles Manson se estableció como gurú en San Francisco durante el “Verano del Amor”, un festival y concentración hippie. Sus aspiraciones eran ser famoso y millonario, y no tardó en conseguir su primer grupo de seguidores, que formaron una secta llamada “La Familia Manson”.

Pronto se fueron todos a vivir a un rancho donde Manson les instruyó sobre lo que él llamó Helter Skelter (término tomado de la canción con el mismo nombre de los Beatles), una supuesta guerra racial entre negros y blancos que se avecinaba.

En la secta solía haber cinco mujeres por cada hombre, y realizaban orgías psicodélicas semanales con marihuana, peyote, LSDviolaciones a menores incluidas. Manson se ocupaba de que sus adeptos perdieran sus tabúes sexuales, induciéndoles a los comportamientos relacionados con la homosexualidad, el sexo anal, etc.

Charles Manson nunca llegó a matar a nadie con sus propias manos, pero a sus acólitos se les atribuyen varios asesinatos, entre ellos el de Sharon Tate, la entonces mujer de Roman Polanski.

Esta introducción nos lleva a hacernos varias preguntas. ¿Qué lleva a alguien a introducirse en una secta y llevar la obediencia a extremos como el asesinato? ¿Qué sucede dentro de las sectas? ¿Cuál es el perfil psicológico de sus líderes?

Las sectas y sus trampas mentales

Las sectas son grupos complejos, formados por una estructura jerárquica y piramidal, lideradas por un gurú carismático que exige una devoción y dedicación de tipo explotadora que suele acabar desembocando en daños de tipo emocional, social o económico sobre las personas.

Perfil psicológico del líder de una secta

El perfil psicológico de un gurú de secta es altamente complejo. Se trata de personas con grandes capacidades para seducir y enredar a los participantes del grupo, por lo que entre sus características personales se encuentra la locuacidad, la labia y un alto grado de habilidades sociales. Los líderes de secta son caprichosos, tiránicos e incluso despóticos, y acaban abusando verbal, física o sexualmente de sus miembros.

No soportan que se cuestione su autoridad y buscan parasitar a sus miembros para extraerles todos sus recursos. Se mueven por el narcisismo y la necesidad de controlar a los demás para conseguir sus propios fines.

Están alimentados por egos excesivos y moldean el mundo según su propia visión, manipulando a los individuos. Son especialistas en captar las debilidades de la gente para proporcionarles lo que necesitan y así atraerlos aún más hacia ellos.

¿En qué momento una persona decide adentrarse en una secta?

La entrada en estos grupos suele darse de manera suave y progresiva. Mediante un proceso de seducción, las personas son embelesadas con promesas. Normalmente este punto coincide con un momento de crisis personal del individuo que aumenta su vulnerabilidad y su necesidad de encontrar soluciones “mágicas” o “divinas” a sus problemas. 

Asimismo son vulnerables las personas con un grado fuerte de soledad o con una crisis existencial que les impide encontrar sentido a sus vidas.

¿Qué sucede dentro de las sectas?

Dentro de las sectas se emplean tácticas mundanas de influencia social, llevadas a un extremo ni permisible ni ético.

La ideología impartida por el líder es la única válida, y cualquier atisbo de duda que aparezca en la mente del adepto será anulado mediante abusos verbales, humillaciones, vejaciones o ridiculizaciones. Interesa que el individuo doblegue su personalidad y termine acatando todas las indicaciones del líder. Se produce por tanto una desestabilización emocional en los miembros.

El secretismo

En el interior de las sectas existe mucho secretismo. Lo que sucede dentro no puede contarse fuera bajo ningún concepto. Además, se les hace a los miembros creerse afortunados por conocer dichos secretos, y juegan con el sentimiento de exclusividad. Los acólitos han de sentirse importantes y afortunados por recibir dicha información.

Los objetivos últimos de las sectas

Las sectas no siempre buscan sexo o dinero. La mayor parte de ellas lo que buscan es conseguir el poder y el control de la mente de los miembros. El dinero viene después, una vez la voluntad ha sido controlada. 

El individuo cree que las donaciones que realiza son de manera voluntaria, no es consciente del lavado previo de cerebro al que ha sido sometido.

Características básicas de las sectas

Según el sociólogo británico Bryan Wilson, algunas características comunes a todas las sectas serían las siguientes:

  • Las personas se afilian de manera voluntaria, aunque puede ser inducida.
  • La afiliación puede ser sometida a examen por las autoridades del grupo.
  • Puede existir una pequeña élite de personas a las que se les asignen "conocimientos secretos” o habilidades especiales a la que se puede llegar a base de ir “escalando” dentro del grupo.
  • Existe una pretensión de exclusividad, por lo que se sanciona a quien contraviene a la doctrina, los preceptos morales u organizativos del grupo.
  • Se aspira a la perfección personal.

Peligros de adentrarse en una secta

Habitualmente las personas no se dan cuenta del peligro acerca de dónde se están metiendo hasta que ya están dentro. Afiliarse a una secta puede entrañar graves daños en diversas áreas de la vida de los adeptos.

Las principales consecuencias son las siguientes:

  • Aislamiento de los individuos del mundo en general y de sus relaciones familiares o personales en particular.
  • Control de toda la información que les llega.
  • Se instala un discurso fatalista y demonizador del mundo y de las personas que no forman parte de la secta, por lo que es probable que los individuos desarrollen fuertes sentimientos de miedo y desconfianza ante la vida.
  • Pérdida de la capacidad para pensar de forma crítica, ya que no existe la democracia en ninguno de los eslabones de la jerarquía ni se permiten las preguntas ni las sugerencias.
  • Desestabilización mental de los miembros.
  • Carácter desorbitado de las exigencias financieras.
  • Atentados contra la integridad física.
  • Disturbios de orden público.

Como en el caso en que hablamos al principio de Charles Manson, las personas quedan tan involucradas emocional y financieramente que pueden llegar a cometer crímenes por el simple hecho de obedecer las instrucciones del líder. Y es que el ser humano puede llegar a hacer cosas inimaginables porque alguien les diga que las haga.

Para saber más

Existen dos teorías que dan explicación al comportamiento de los adeptos dentro de las sectas:

  • El trabajo de Solomon Asch y su teoría del conformismo, que describe la relación entre el grupo de referencia y la persona individual. Un sujeto que no tiene ni el conocimiento ni la habilidad para tomar decisiones (como es el caso de los aceptos a las sectas) transferirá la toma de decisiones al grupo y su jerarquía. El grupo será el modelo de comportamiento de la persona.
  • La teoría de la cosificación de Stanley Milgram, que expone que la esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona se mira a sí misma como un instrumento que realiza los deseos de otras personas, y por tanto no se considera en sí responsable de sus actos. Es el fundamento, por ejemplo, del respeto militar a la autoridad, donde los soldados obedecerán y ejecutarán las instrucciones dictadas por los superiores con entendimiento de que la responsabilidad recae en estos últimos.