https://www.flickr.com/photos/kid-with-a-camera/

Que la obesidad puede causar problemas serios para la salud no es una noticia nueva, pero un estudio reciente publicado en Psychological Science afirma que la discriminación por razón de peso provoca un aumento en la mortalidad de hasta dos terceras partes.

Los efectos psicológicos de esta discriminación, ya sea por las burlas o el rechazo de los demás, aumentan las probabilidades de que las personas con sobrepeso participen en actividades que contribuyen a mantener o empeorar su situación, como por ejemplo no realizar ejercicio físico o alimentarse de manera poco saludable.

La discriminación que sufren las personas con sobrepeso u obesidad causa daño psicológico

Angelina Sutin, investigadora de la Escuela de Medicina de la Universidad Estatal de Florida y co-directora de este estudio, afirma que “Pese a que algunos pueden pensar que si alguien se siente herido debido a la discriminación, se verá motivado a perder peso y buscar un estilo de vida más saludable, esto no es cierto”

Según esta investigación ocurre todo lo contrario, pues Sutin agrega: “Nuestro estudio ha demostrado que este enfoque no es correcto, pues la discriminación por razón de peso provoca problemas psicológicos serios en la persona que lo sufre”.

Los datos del estudio

El estudio fue realizado por Angelina Sutin y Antonio Terracciano, se publicó en Psychological Science y contó con una muestra de más de 18.000 sujetos. Los datos fueron extraídos de dos estudios longitudinales.

El primero de ellos, llamado “The Health and Retirement Study” (estudio de la salud y la jubilación), se inició en 1992 en la Universidad de Michigan con la colaboración del Instituto Nacional del Envejecimiento (Estados Unidos) y contó con 13.962 participantes. El otro estudio, llamado "Midlife in the United States" (Mediana edad en los Estados Unidos), se inició en 1995 en la Red de Investigación de la Fundación MacArthur y contó con la participación de 5.070 sujetos.

Conclusiones del estudio

Tras considerar el Índice de Masa Corporal (IMC), el nivel de salud subjetiva, la carga de la enfermedad, los síntomas depresivos, los antecedentes de tabaquismo y el nivel de actividad física, los investigadores encontraron que la discriminación por razón de peso se asoció con un aumento de más del 60 por ciento en el riesgo de muerte.

Respecto al estudio, Sutin concluyó que “independientemente del IMC, la discriminación por razón de peso provoca un incremento en el riesgo de mortalidad. Esto no es debido a al peso, sino por las consecuencias de la discriminación".

En investigaciones anteriores, Sutin y Terracciano ya demostraron que los individuos que experimentan discriminación por motivo de su exceso de peso corporal tienden a mantenerse obesos, desarrollan problemas de salud crónicos y tienen una menor satisfacción por la vida. Los datos del nuevo estudio advierten de que la discriminación es uno de los principales problemas por el que las personas con obesidad o sobrepeso tienen más riesgo de morir.

La obesidad y la discriminación en la sociedad actual

El sobrepeso se ha convertido en un mundo globalizado en un factor de riesgo no sólo para la salud sino para la dignidad personal. La cultura de la estética ha favorecido que se asocie el éxito personal con tener un "cuerpo diez". Ya que la delgadez es tomada como un valor supremo, las patologías asociadas a la imagen corporal son uno de los principales problemas con los que se encuentran los psicólogos a diario, pues afectan a muchos individuos, especialmente a los adolescentes.

Los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia crecen cada día de forma alarmante y, hasta el momento, poco han logrado las políticas de prevención que para frenar este fenómeno. La “locura colectiva” por conseguir el peso ideal, convierte a los obesos en seres extraños, y éstos sufren constantemente la humillación y la discriminación de una sociedad que se ha vuelto tremendamente egoísta y desconsiderada

Cada vez más, la lógica de la publicidad y de los medios de comunicación nos impone un modelo de estética y belleza irreal. Los individuos que no encajan en los parámetros de esta sociedad de la estética son apartados y marginados. El darwinismo social, característico de las sociedades occidentales, provoca que el obeso sea visto como aquello a lo que se tiene miedo y no se quiere llegar a ser.

Este estudio demuestra las consecuencias negativas del rechazado por una cuestión de peso, y no hay que olvidar que la epidemia de la obesidad y sobrepeso que está afectando a las sociedades desarrolladas, tiene un origen social y político. Por mucho que se culpe a los individuos obesos, hay que dejar de ver esta problemática como un fenómeno individual, para de esta manera poder mejorar su calidad de vida. Si pensáramos en mejorar el bienestar colectivo y no tanto en la acumulación de la riqueza, esto se podría conseguir.