Varias maneras de distinguir entre estos conceptos.

No hace muchos años que hemos salido de la última gran crisis económica, la crisis del euro de 2008. De hecho, a pesar de que la situación ha dejado de ser tan crítica como antaño, las consecuencias de esta aún siguen vigentes en parte del globo, con lo que aún no podríamos hablar de una recuperación total.

Sin embargo, afortunadamente parece poco a poco los diferentes países están mejorando su situación y se observa en comparación con los primeros años de crisis un cierto crecimiento y desarrollo económico. En lo que respecta a estos dos últimos términos, a menudo son considerados sinónimos prácticamente idénticos.

Pero aunque tienen cierta relación entre sí, lo cierto es que en realidad hacen referencia a conceptos diferentes. Es por ello que a lo largo de este artículo vamos a realizar una breve explicación de las diferencias entre desarrollo económico y crecimiento económico.

El crecimiento económico: concepto básico

Se entiende como crecimiento económico a aquella situación o realidad económica en la cual el conjunto de bienes y servicios producidos al año superan a las del periodo anterior. Dicho de otro modo, consideramos que estamos en una situación de crecimiento económico cuando la producción de un país o territorio es mayor que durante el período (generalmente año) inmediatamente anterior, existiendo un mayor volumen de ingresos.

Este crecimiento es percibido per cápita, es decir que se deriva del aumento del valor de la producción de cada trabajador.

Este crecimiento puede conllevar un aumento del bienestar del conjunto de la población, al existir mayor capacidad económica por parte del territorio para la búsqueda del beneficio de los ciudadanos. Ahora bien, aunque estamos hablando de algo que suele llevar a dicha mejora no siempre la implica necesariamente, no siendo necesario para que exista crecimiento económico que el aumento de capital se vea reflejado en la calidad de vida del conjunto de la población.

Y es que el crecimiento económico se define como un factor meramente cuantitativo y directamente mensurable a través de las cifras de capital existentes. Puede valorarse a partir de diferentes indicadores estadísticos, entre los cuales destaca como principal el Producto Interior Bruto o PIB.

¿Qué es el desarrollo económico?

En lo que respecta al desarrollo económico, este concepto está haciendo referencia a la situación socio-económica en la cual se produce un aumento de la calidad de vida de los habitantes de un país, el cual incrementa las condiciones de los ciudadanos y su prosperidad de una forma generalizada.

El desarrollo económico sucede cuando el crecimiento de la economía se traduce en un progreso del conjunto de la comunidad que habita el país o territorio, de manera equitativa y afectando a diversos ámbitos.

Por otro lado, el desarrollo económico implica por ejemplo la mejoría de los sistemas de sanidad y educación, infraestructuras, esperanza de vida o capacidad económica de cada uno de los integrantes de la sociedad. También incluye el desarrollo de políticas sociales más igualitarias e inclusivas, así como el aumento de las libertades y derechos (también por otro lado de sus deberes) y de la participación del ciudadano en la vida política y comunitaria.

El concepto de desarrollo económico, al contrario que el de crecimiento, no es cuantitativo sino cualitativo: el desarrollo es difícilmente medible de forma directa, y deben emplearse diferentes mecanismos tales como índices de satisfacción, medición de los diferentes aspectos que influyen en la calidad de vida, alfabetización o acceso al empleo o la formación.

Principales diferencias entre crecimiento y desarrollo económico

Observar las definiciones anteriores de desarrollo y crecimiento económico nos permiten ya de forma indirecta entrever algunas de las principales diferencias entre ambos conceptos. Sin embargo para hacerlas más evidentes a continuación vamos a profundizar en qué aspectos hacen que podamos diferenciar entre crecimiento económico y desarrollo económico.

1. En qué se aplica

Para empezar, una de las principales y más importantes diferencias se da en que mientras el crecimiento económico implica únicamente la existencia de un mayor nivel de capital dentro del territorio, el desarrollo conlleva que este crecimiento o la situación económica del país en cuestión va a ser aplicado en la mejoría del bienestar de cada uno de sus habitantes.

2. El desarrollo económico necesita al crecimiento

También difieren en que mientras el desarrollo económico precisa generalmente de un crecimiento económico para poder hacerse efectivo, este último no tiene porqué necesitar o llevar al desarrollo. Asimismo, para que se produzca el desarrollo económico de un país el crecimiento puede ser necesario, pero no es suficiente para generarlo: requiere de una correcta aplicación de los beneficios. Además, mientras el crecimiento económico se refiere principalmente a lo económico en el caso del desarrollo solemos focalizarnos más bien en los cambios estructurales y sociales que pueden derivarse de él.

3. Indicadores cualitativos o cuantitativos

Otra diferencia se da en la manera en que se obtiene el indicador de cada uno de ellos. Mientras el crecimiento es una medida cuantitativa que se obtiene a partir de cálculos matemáticos relativamente sencillos, calcular el nivel de desarrollo económico implica realizar una valoración cualitativa y no totalmente precisa de la situación general de la población.

4. Grado de estabilidad

Finalmente, cabe tener en cuenta que mientras que el crecimiento económico se puede ver fácilmente recortado y pasar a una situación de decrecimiento, en el caso del desarrollo económico este suele ser más estable en lo que se refiere a la mayor parte de sus avances, si bien también puede verse profundamente influido por la alteración de la economía.

Referencias bibliográficas:

  • Galor, O. (2005) From Stagnation to Growth: Unified Growth Theory. Handbook of Economic Growth, Elsevier.
  • Maddison, A. (2001). The World Economy: A Millennial Perspective, París, OCDE.