¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 4 tribus griegas: características e historia de los pueblos helénicos

¿Cuáles son las 4 tribus griegas? Veamos cuál fue la evolución de los pueblos del mundo helénico.

Las tribus griegas

¿Cuáles son las 4 tribus griegas? En realidad, y si hablamos de forma estricta, deberíamos hablar de muchas más. En el crisol cultural étnico que formó la cultura de la Antigua Grecia encontramos colectivos de diversas procedencias. Sin embargo, es cierto que las tribus helenas que aglutinaron un mayor número de grupos humanos fueron cuatro: los jonios, los eolios, los aqueos y los dorios.

Antes de centrarnos en las características de cada tribu en concreto, es necesario hacer un repaso de los conceptos sobre los que vamos a hablar en este artículo, así como del proceso histórico que dio origen a las tribus griegas. Solo así podremos entender qué era una tribu en la cultura helénica, y qué papel desarrollaba en su sociedad.

Tribus, fratrías y genos en la Antigua Grecia

Una tribu, dentro del contexto cultural y social griego, era una agrupación de fratrías. Y ¿qué era una fratría? La palabra viene del griego φρατήρ, o sea, “hermano”, y hace referencia a una agrupación de varios clanes o genos. Finalmente, los genos son grupos con relaciones familiares, o sea, agrupaciones de familias. Estas distinciones dibujaban una pirámide que se iba abriendo a medida que entraban más individuos en juego: el núcleo básico era la familia; varios grupos familiares con nexos en común, era un genos; varios genos, una fratría y, por último, una agrupación de fratrías es lo que daba origen a la tribu.

Como podemos ver, mientras que las familias y genos sí estaban unidos por lazos familiares, el caso de las fratrías y las tribus era más complejo. Podían contar con lazos de sangre o ser, simplemente, alianzas entre clanes.

En un principio, cada una de estas realidades era independiente de las otras, y cada una resolvía sus propios asuntos. Pero al avanzar la historia, los cambios económicos y el auge del comercio y de la artesanía, entre otras cosas, comportaron grandes movimientos humanos de una tribu a otra. De esta forma, los asuntos que antes eran considerados, digamos, privados, ahora atañían a todos. Es en este contexto donde debemos situar el sistema de derecho popular ateniense, que se situaba por encima de los usos y costumbres de las diversas tribus.

El origen de las 4 tribus griegas: las invasiones indoeuropeas

Hasta ahora hemos aclarado el significado de los conceptos que tratamos. Sin embargo, ¿cuál es el origen de esta división en tribus? La respuesta la encontramos en las invasiones indoeuropeas.

Los indoeuropeos fueron un grupo cultural y étnico de procedencia discutida que empezó a extenderse por Europa y parte de Asia hacia el V milenio antes de Cristo. Así, las que más tarde fueron las principales tribus griegas procedían de este grupo étnico. Veamos el porqué.

Los pueblos pre-helénicos

Con anterioridad a las invasiones indoeuropeas, lo que hoy conocemos como Grecia (la continental y sus islas) estaban pobladas por florecientes culturas. Entre ellas, la más destacable era la cultura minoica, que se encontraba localizada en la isla de Creta, y que autores como Carlos Moreu identifican con la tribu pre-helénica de los léleges.

De igual forma, en el norte de Grecia encontramos, hacia el IV milenio a.C, a la tribu de los pelasgos, que Carlos Moreu identifica con la llamada cultura del Dímini. Ambas culturas presentan características suficientes para no ser consideradas indoeuropeas; siguiendo una vez más a Moreu, las inscripciones en lengua pelasga y las tablillas escritas en lengua cretense demuestran que estas tribus no hablaban lenguas indoeuropeas.

La llegada de los “helenos”

Así, encontramos que, con anterioridad a las invasiones indoeuropeas, en la Grecia continental y en sus islas florecían culturas de diversa índole. Pero hacia el IV milenio a.C los grupos indoeuropeos empiezan a moverse, probablemente desde la zona del Cáucaso. Y es entonces cuando comienza una inmigración indoeuropea a Grecia, un flujo constante e ininterrumpido que dura nada menos que 5 siglos. Finalmente, los recién llegados consiguen dominar Grecia hacia el II milenio a.C.

La palabra “heleno”, que actualmente asociamos sin grandes problemas a los griegos, es en realidad una palabra de más que probable origen indoeuropeo. ¿Cómo podía ser de otra manera, si las tribus griegas históricas proceden de las migraciones de este grupo étnico? Según comenta Carlos Moreu en su magnífico artículo Las tribus helénicas, la palabra “heleno” vendría a significar algo así como “brillante” o “ilustre”, ya que tomaría la raíz indoeuropea hel-, que por cierto también encontramos en “Helios”, el dios sol.

En conclusión, podemos decir que, si los griegos se denominaban a sí mismos “helenos”, y a su tierra, la “Hélade”, es porque sus tribus procedían de este pueblo invasor, que no solo les dejó su lengua (el griego es una de las lenguas que derivan del indoeuropeo) sino también muchos rasgos de su cultura.

La “Edad Oscura”

Paradójicamente, la llegada de los “brillantes” trajo consigo el comienzo de lo que los historiadores han denominado Edad Oscura. Y es que, coincidiendo con las invasiones de los pueblos indoeuropeos, especialmente la de los dorios, Grecia se sumió en un periodo del que no queda constancia escrita, por lo que es imposible reconstruir qué sucedió en ese largo episodio histórico de más de 3 siglos.

Esta “Edad Oscura” coincide con el asentamiento de los pueblos indoeuropeos en territorio griego, pero no quiere decir que este “retroceso” se debiera a estas invasiones. Existen muchas hipótesis que tratan de explicar qué sucedió para que civilizaciones tan refinadas como la cretense se extinguieran; pero, dado que carecemos de testimonios escritos, solo queda hacer suposiciones.

Las tribus griegas

Las 4 tribus griegas: jonios, eolios, aqueos y dorios

Ahora que ya hemos sentado las bases de lo que fue el origen de las 4 tribus griegas más importantes, pasemos a describir cada una de ellas.

1. Los jonios

Esta tribu estaba mayormente asentada en la zona de la Jonia, en Asia Menor. Es especialmente conocida por haber visto nacer a los presocráticos, cuyo “líder”, Tales de Mileto, era jonio. Sin embargo, a pesar de abundar en esta zona, también encontramos testimonio jonio en el Ática y el Peloponeso.

La tribu jonia afirmaba que descendía del héroe griego Ion. Esto es algo común en todos los colectivos arcaicos: atribuirse un origen mítico, conectado con héroes o dioses. Como veremos más adelante, todas las tribus tenían ese pasado mítico muy presente.

Los jonios formaron la llamada Liga Jónica, que estaba constituida por las ciudades de Éfeso, Samos, Prieno, Colofón, Clazómene, Quíos, Mileto, Teos, Mionto, Lebedos, Focea y Eritras. En el siglo VI fueron conquistados por los persas; fue precisamente el alzamiento de los jonios lo que originó las Guerras Médicas contra el Imperio Persa.

2. Los eolios

Tradicionalmente, los eolios se consideraban descendientes de Eolo, rey de Eólida y dios de los vientos. La Eólida fue, ciertamente, el lugar de asentamiento de la tribu, que comprendía el oeste de Asia Menor y algunas de sus islas, como Lesbos. Como el resto de tribus, los eolios usaban un dialecto griego, el eólico, que fue usado, entre otros, por la célebre poetisa Safo.

Carlos Moreu aventura en su ya citado artículo Las tribus helénicas que la etimología de esta tribu puede provenir de Ea o Aia, un lugar de la Cólquide, zona muy próxima al Cáucaso y que habría sido la zona original de los indoeuropeos que emigraron a Grecia. Así, la de los eolios podría ser la primera tribu en penetrar en el suelo heleno.

3. Los aqueos

Probablemente se trata de la tribu griega más conocida junto a la de los jonios, con los que parece ser que estaban étnicamente emparentados. El mito convierte a los aqueos en descendientes de Aqueo, que era, además, hermano de Ión. Los aqueos se localizaban en el sur de Tesalia, la Grecia central y el Peloponeso, y durante la Edad de Bronce poseían ciudades tan florecientes como Tirinto, Tebas o Micenas.

Micenas es, quizá, la más conocida, por ser la patria de Agamenón, el mítico rey de los aqueos durante la guerra de Troya. Los registros arqueológicos dan fe de una rica y próspera ciudad, que ejerció un dominio importante durante la época inmediatamente anterior a la Edad Oscura.

Algunos historiadores aceptan la explicación de las invasiones dorias, otro de los pueblos indoeuropeos, como el principio del fin de la civilización micénica. Porque no debemos pensar que los movimientos indoeuropeos solo hicieron colapsar la cultura pre-helénica; recordemos que los indoeuropeos fueron llegando en oleadas sucesivas, lo que permite suponer que, cuando los últimos grupos llegaron, otros ya estaban satisfactoriamente establecidos en Grecia, como parece que es el caso de los aqueos.

En el siguiente punto trataremos a la última de las tribus griegas: los dorios.

4. Los dorios

Los dorios penetraron en suelo griego a finales del II milenio a.C, y hacia 1140 a.C., y según algunas teorías, destruyeron Micenas. Inicialmente instalados en el norte de Grecia, más tarde se desplazarán hasta la Grecia central.

Carlos Moreu ha dado como origen etimológico para la palabra “dorio” el término griego dory, es decir, “punta de lanza”. De ser así, estaríamos efectivamente ante un pueblo eminentemente guerrero. Por otro lado, Julius Pokorny sostiene, en el Diccionario etimológico indoeuropeo, la teoría de que el término “dorio” proviene de doris, o sea, “bosque”, “tierra alta”. En este caso, la palabra quizá estaría relacionada con el hábitat de los dorios, que podrían haber vivido en montañas boscosas.

  • Engels, F. (2000). Origen de la familia, la propiedad privada y el estado, ed. Libresa.
  • Forrest, W.G. (1988) Los orígenes de la democracia griega, ed. Akal Universitaria.
  • Grimal, P. (2003), Diccionario de mitología griega y romana, ed. Paidós Ibérica.
  • Moreu, C. Las tribus helénicas, dentro de su blog: historia-y-leyenda.blogspot.com.
  • Pokorny, J. (2005), Diccionario etimológico indoeuropeo, ed. Francke.
  • VV.AA. (1999). Diccionario Akal de Historia del mundo antiguo, ed. Akal.

Periodista

Licenciada en Humanidades y Periodismo por la Universitat Internacional de Catalunya y estudiante de especialización en Cultura e Historia Medieval. Autora de numerosos relatos cortos, artículos sobre historia y arte y de una novela histórica.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados