¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Por qué el Capital Psicológico puede ser la mejor inversión

Veamos por qué el Capital Psicológico es clave en el desempeño profesional y personal.

Por qué el Capital Psicológico puede ser la mejor inversión

Desde la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones ha surgido, en los últimos años, un incremento del estudio del comportamiento organizacional positivo (Positive Organizational Behavior, POB), que se interesa por la aplicación de fortalezas y capacidades psicológicas positivas de las personas para mejorar el rendimiento laboral.

Y es en este contexto donde emerge el concepto de Capital Psicológico, definido como un estado de desarrollo psicológico positivo del individuo, que va más allá del capital humano y social.

Este estado de desarrollo psicológico positivo es un importante predictor de bienestar que, además, puede ser cultivado y potenciado, resultando altamente adaptativo al favorecer el compromiso, el rendimiento y la satisfacción laboral de las personas trabajadoras, así como su salud mental.

Los pilares del Capital Psicológico

El Capital Psicológico está constituido por cuatro recursos psicológicos básicos de tipo estado; no son rasgos de personalidad, es decir, que son susceptibles de desarrollo y cambio, por lo que pueden llegar a jugar un papel crucial en el desarrollo de los individuos, equipos y organizaciones.

La investigación ha identificado dichos recursos psicológicos básicos como: la autoeficacia, el optimismo, la esperanza y la resiliencia.

Autoeficacia

En su Teoría Social Cognitiva, Bandura (1997) define la autoeficacia como la creencia en nuestras propias capacidades para organizar y ejecutar los cursos de acción necesarios para obtener determinados logros. Y las principales fuentes de autoeficacia son: las experiencias de éxito, la experiencia vicaria, la persuasión verbal, y los estados emocionales.

La autoeficacia constituye uno de los determinantes más importantes de la motivación y de la conducta humana. Alude a la creencia de la persona respecto a su competencia para ejecutar una tarea, alcanzar una meta o superar un obstáculo con éxito.

Capital psicológico

Así, cuanta más confianza tenemos en nuestra propia competencia, mayores probabilidades hay de que intentemos esforzarnos y persistir en superar las posibles dificultades.

Optimismo

Entendemos ampliamente el optimismo como tener una expectativa generalizada respecto a que el futuro nos deparará resultados exitosos, en contraposición al pesimismo, donde esa expectativa tendría resultados adversos.

Sus características de expectativas positivas, flexibilidad y adaptabilidad, son predictoras significativas de salud mental, actuando como factor de protección frente al estrés y la depresión, y favoreciendo un alto crecimiento personal.

En el ámbito organizacional, los estudios sugieren que los empleados y empleadas optimistas, no solo se sienten mejor, sino que también consiguen mejores resultados, ya que su optimismo se relaciona con su rendimiento, satisfacción y felicidad (Youssef y Luthans, 2007).

Esperanza

La esperanza es un estado de motivación positivo basado en nuestra capacidad percibida de encontrar diferentes vías hacia nuestras metas deseadas, así como la fuerza para motivarnos hacia ellas (Snyder, 2002).

Las personas que tienden a ver su día a día con esperanza suelen albergar expectativas de éxito y son más proclives a la búsqueda de su crecimiento personal.

En un estudio longitudinal, Wandeler y Bundick (2011) concluyeron que en los entornos laborales y organizacionales se debería promover la esperanza, entre otras capacidades positivas, para conseguir que los trabajadores y trabajadoras puedan incrementar su competencia profesional percibida.

Resiliencia

La resiliencia es la capacidad de combatir o enfrentarnos a la adversidad, conflicto o fracaso, y salir recuperados/as y fortalecidos/as, fomentándose así nuestro progreso y la mejora de nuestras competencias.

Las personas resilientes se caracterizan comúnmente por: aceptar la realidad incondicionalmente, tener la profunda creencia de que la vida es significativa, y una misteriosa habilidad para improvisar y adaptarse a los cambios (Coutu, 2002).

Es decir, que la resiliencia nos vuelve más fuertes y exitosos/as ante la adversidad, revelándose como una oportunidad para nuestro desarrollo potencial.

Nuestra mejor inversión

Para alcanzar un óptimo funcionamiento psicológico positivo, por tanto, es importante tener confianza para asumir y esforzarnos lo necesario para conseguir éxito en tareas desafiantes (autoeficacia), hacer una atribución positiva sobre nuestro éxito en el futuro (optimismo), perseverar hacia nuestras metas y saber redirigir las vías para conseguirlas (esperanza) y, ante posibles problemas, recuperarnos e ir más allá (resiliencia).

Aunque es cierto que tanto el concepto de Capital Psicológico como su investigación emergen en el ámbito organizacional y de trabajo, a nadie se nos escapa que puede aplicar a todos los ámbitos de nuestra vida, puesto que se trata de nuestro desarrollo psicológico.

Así, incrementar nuestro Capital Psicológico podría suponer la mejor inversión de nuestra vida.

  • “Capital Psicológico y su relación con las actitudes deseadas”, Interciencia, vol. 43, núm. 11, pp. 758-762, 2018. Asociación Interciencia.
  • “Capital psicológico positivo. Validación del cuestionario PCQ en España”, Anales de Psicología versión On-line ISSN 1695-2294versión impresa ISSN 0212-9728, Anal. Psicol. vol.30 no.1 Murcia ene. 2014, https://dx.doi.org/10.6018/analesps.30.1.153631
  • “El capital psicológico: tu mejor inversión”, Serendmind, 2020.

Artículos relacionados