Pexels

La correcta gestión de las emociones está íntimamente ligada a nuestra felicidad, porque éstas influyen en nuestro pensamiento, nuestra conducta y, evidentemente, en nuestra salud mental.

Es por eso que el tema de las emociones tóxicas tiene un especial interés tanto como tema sobre el que discutir (¿es acertado hablar sobre este tipo de emociones con ese nombre?) como fenómeno que experimentamos.

La gestión de las emociones y la Inteligencia Emocional

En las últimas décadas, el concepto de Inteligencia Emocional (IE) se ha hecho muy popular en el ámbito de la psicología, pues su uso se hace cada vez más necesario para poder mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas. La educación en inteligencia emocional es una de las claves para preparar a personas mentalmente fuertes que puedan afrontar las distintas situaciones difíciles o retos que la vida les presenta.

Las personas emocionalmente fuertes tienen una gran capacidad de autoconocimiento, detectan las emociones que están sintiendo y las regulan en función del contexto en el que se encuentran. 

Esto es apropiado, porque no siempre es fácil saber distinguir entre los tipos de emociones. Muchas veces, se dan casos de que una misma persona entiende menos lo que está sintiendo que quienes se relacionan con ella en el día a día, porque el simple hecho de vivir esas emociones en carne propia nos puede llevar a interpretarlas de una manera sesgada, falaz.

Afortunadamente, la capacidad de regular y reconocer las emociones es algo que se puede aprender, al menos dentro de unos límites. Y eso implica que  somos capaces de limitar el poder que las emociones tóxicas tienen en nosotros. Para ello se requiere práctica y paciencia, pero los frutos se hacen notar en diferentes ámbitos de nuestras vidas, dado que nuestro estado emocional no deja de influir en nosotros en ningún momento.

Tipos de emociones: positivas y tóxicas

Existen distintos tipos de emociones y, por tanto, reconocerlas es clave para que podamos regular nuestro comportamiento. Tomar consciencia de nuestras emociones es el primer paso para mejorar nuestro bienestar, pero también es necesario para interactuar con otras personas de forma efectiva.

Además de otras clasificaciones de las emociones, dependiendo de cómo éstas afectan a la persona pueden ser positivas o negativas (tóxicas). Las positivas, que también son conocidas como saludables, afectan positivamente al bienestar de la personas y son agradables cuando uno las siente. En cambio, las emociones negativas, también conocidas como tóxicas, afectan negativamente a la persona que las siente y son desagradables, por eso tendemos a evitarlas.

Beneficios de la correcta gestión emocional

Por desgracia, esta clasificación de emociones positivas y negativas nos causa mucho sufrimiento, porque podemos quedarnos estancados en esas emociones tóxicas si no las afrontamos y si no las aceptamos.

Debemos tener claro que no hay nada malo en sentir esas emociones desagradables, que pueden ser nada más que una señal de aviso y pueden ayudarnos a crecer. Sin embargo, cuando permanecemos en ellas durante mucho tiempo se convierten en emociones tóxicas y nos causan un enorme sufrimiento.

Las emociones tóxicas

Como hemos visto, existen distintos tipo de emociones, pero, ¿cuáles son las emociones incapacitantes? ¿qué características presentan las emociones tóxicas? 

A continuación puedes encontrar una lista completa con estas emociones negativas.

1. Apego dependiente

El apego es el vínculo emocional que construimos con otras personas. Se desarrolla en la infancia, ya con los primeros contactos con la madre. Aunque el apego de por sí no es ni bueno ni malo, existen distintos tipos de apego. El apego seguro es, sin duda, el más saludable. En cambio, el apego dependiente nos causa mucho sufrimiento y no nos deja ser felices. Es un tipo de apego inseguro, en el que la persona tiene una baja autoestima y se deja manipular fácilmente.

2. Miedo

El miedo es una emoción que se considera negativa pero que realmente es adaptativa y útil. El problema surge cuando el miedo se apodera de nuestra vida, y la baja autoestima y la falta de confianza hacen que le tengamos miedo a todo. El miedo hay que afrontarlo y superarlo porque, de lo contrario, es altamente incapacitante.

3. Desesperación

Mientras que la paciencia es una de las mejores virtudes que puede poseer el ser humano, la desesperación es todo lo contrario. Más aún cuando domina nuestra vida y no nos deja ser felices. Se basa en buena parte en la rumiación, es decir, una tendencia a pensar todo el rato en aquello que peor nos hace sentir sin poder imaginar o llevar a cabo formas de darle solución al problema.

4. Celos

Los celos son unas de las peores emociones que podemos sentir, porque no solamente le hacen daño a otra persona, sino que nos lo hacen a nosotros mismos. Los celos nos convierten en personas infelices y nos hacen pasar muy malos ratos al hacer que siempre estemos pensando en ideas que minan nuestra autoestima y que nos hacen adoptar una actitud hostil.

5. Rencor

El rencor es una de esas emociones que no nos dejan avanzar, especialmente porque se acumula y se queda estancado dentro de nosotros buscando expresarse de alguna manera, generalmente en forma de ira. Las personas rencorosas presentan una serie de características que puedes encontrar pinchando aquí.

6. Sensación de fracaso

Cuando tenemos expectativas poco realistas o muy altas, podemos caer en el error de sentirnos fracasados constantemente. Es normal que nos sintamos un poco desmotivados, al principio, cuando no conseguimos lo que queremos o cuando las cosas no salen como habíamos planteado. Sin embargo, hay que ver el lado bueno de las cosas, y estos hechos que al principio pueden parecernos negativos, pueden ser oportunidades perfectas para crecer.

7. Orgullo

Aunque creamos que ser orgullosos nos hace fuertes de cara a los demás, en realidad puede ser un obstáculo para nuestro bienestar y nuestras relaciones interpersonales

Hace que nos ofendamos fácilmente o que nos enfademos por nada, o incluso que creemos artificialmente conflictos allí donde no debería haberlos. Así que hay que evitar este tipo de comportamiento porque normalmente solo sirve para complicarnos más la vida y alejarnos de una actitud humilde que nos permite aprender.

Quizás te interese: "5 consejos para dejar de ser tan orgulloso"

8. Pereza

La pereza nos suena por ser uno de los pecados capitales, pero además es negativa para nosotros si se convierte en una constante. Puede hacernos no afrontar los retos y se manifiesta a través de la desgana. La pereza nos vuelve descuidados y debemos evitar que nos venza, ya que puede llegar a sabotear nuestros planes más importantes, haciendo que nunca emprendamos proyectos interesantes, que lleguemos tarde, etc.

9. Capricho

El capricho es otra de las emociones tóxicas que nos hacen ser tremendamente infelices. El capricho es un deseo totalmente irracional, en el que deseamos algo con intensidad, pero cuando lo tenemos nos hace sentirnos vacíos y en busca de algo más, algo que satisfaga nuestro deseo vacío. Por eso, suele ir de la mano de una sensación de pérdida de tiempo.

10. Envidia

No hay nada bueno que decir de la envidia, porque esta emoción nos atrapa y nos convierte en personas miserables. Nos hace estar pendientes de los demás cuando la auténtica felicidad se encuentra en uno mismo. La envidia perjudica seriamente nuestro bienestar y nuestras relaciones interpersonales.

11. Vergüenza

La vergüenza es una de esas emociones incapacitantes y paralizantes, que no nos dejan ser nosotros mismos ni desarrollarnos como deberíamos. De hecho, ésta es una de las emociones tóxicas más frecuentes y causa gran sufrimiento. Hay que armarse de valor y no dejar que la vergüenza se apodere de nosotros mismos.

12. Ira

La ira es una de las emociones que debemos controlar con mucha atención, porque cuando convivimos con otros individuos, no podemos dar rienda suelta a este impulso. Aunque en ciertos contextos es útil (por ejemplo, a la hora de alejar de nuestra vida inmediatamente a personas que nos hacen mucho daño), la ira perjudica seriamente las relaciones interpersonales y es caldo de cultivo para los conflictos. Es lo contrario de la paz y la reconciliación.

13. Angustia

La angustia es una emoción bastante corriente que hay que evitar a toda costa porque nos hace vivir en continuo malestar. Esta emoción puede hacer que tomemos decisiones equivocadas y afecta nuestro comportamiento de forma negativa. Además, si esta situación se mantiene durante mucho tiempo, puede llegar a debilitar mucho nuestro sistema inmune.

14. Insatisfacción

La insatisfacción también nos hace tremendamente infelices, porque se manifiesta de manera que la realidad que vivimos nunca cumple nuestras expectativas. Da igual lo bien que nos vaya y lo que hayamos logrado en nuestra vida, nada es suficiente. Una de las causas de la insatisfacción es el perfeccionismo. 

15. Melancolía

La tristeza es algo normal y nos ocurre a todos. De hecho, no pasa nada por sentirse triste cuando hay un motivo que necesita que pasemos por una fase de duelo. Pero cuando ese duelo dura mucho y la tristeza se convierte en un hábito, entonces debemos plantearnos salir de esta situación. La melancolía es un realmente perjudicial para nosotros, porque nos paraliza y nos causa un gran sufrimiento innecesario.

16. Victimismo y llanto constante

El victimismo es una emoción tóxica que denota inseguridad en la persona. Se caracteriza porque la persona se siente siempre víctima de todo lo que ocurre y no toma las riendas de la situación, ni hace nada para salir de ésta.

17. Culpa tóxica

Todos podemos sentirnos culpables en algún momento de nuestra vida, pero hemos de aprender a perdonarnos si no podemos hacer nada para remediarlo. Vivir con esta emoción constantemente es doloroso, por eso es importante diferenciar la culpa real de la no real. Esta último hace referencia a culparse sin tener la culpa y es la forma más perjudicial.

Viendo los tipos de emociones tóxicas en perspectiva

La aparición o no de los tipos de emociones tóxicas depende en buena manera de la educación emocional con la que contamos para evitar que el malestar se cronifique.

La educación emocional es importante porque nos enseña a tratar con estas emociones y aceptarlas. Sus beneficios son:

  • Conocernos mejor y etiquetar las emociones que sentimos
  • Mejorar nuestra autoestima y nuestra autoconfianza
  • Tomar mejores decisiones y pensar de manera más clara
  • Rendir más en el trabajo y mejorar la salud laboral y las relaciones interpersonales con los clientes
  • Reducir el estrés y nos protegernos contra él
  • Mejorar las relaciones con los demás y ser más empáticos
  • Crecer y desarrollarnos
  • Mejorar nuestro bienestar psicológico

Teniendo en cuenta eso, entrenarnos en distinguir las emociones tóxicas por sus causas y por las características que las distinguen de otras emociones será clave para mejorar en calidad de vida.

Referencias bibliográficas:

  • Ekman, P. (1999). Basic Emotions. En: T. Dalgleish and M. Power (Eds.). Handbook of Cognition and Emotion. John Wiley & Sons Ltd, Sussex, Reino Unido:.
  • LeDoux, J. E. (1995). Emotion: Clues from the brain. Annual Review of Psychology, 46, 209-235.
  • Levenson, R.W. (1994). Human emotion. A functional view. En P. Ekman & R.J. Davidson (Eds). The nature of Emotions: Fundamental Questions. New York: Oxford University Press.
  • Scherer, K. (2005). What are emotions and how can they be measured? Social Science Information Vol. 44, No. 4: 695-729.