¿Cómo saber si tu salud mental está empeorando?

Estas son las señales que pueden revelar que tu salud mental se está deteriorando.

¿Cómo saber si tu salud mental está empeorando?

La salud mental puede ser definida como el bienestar emocional, psicológico y social de una persona a lo largo de su desarrollo.

Se trata de uno de los ámbitos más importantes en la vida de los seres humanos, ya que condiciona todo lo que hace esa persona a lo largo de su existencia, desde su modo de vida, su toma de decisiones vitales, hasta su rendimiento tanto a nivel personal como profesional.

Los problemas en la salud mental pueden igualmente tener una gran influencia en cada persona que los padece, es por eso que resulta tan importante saber identificar y reconocer las señales que indican que nuestra salud mental está empeorando.

Señales para saber si tu salud mental está empeorando

Con el fin de ayudar a identificar este tipo de problemas, a continuación presentamos una guia práctica que nos ayudará a reconocer los principales síntomas asociados a los trastornos de la salud mental más frecuentes.

1. Problemas de sueño

Los hábitos saludables de sueño son muy importantes para garantizar la salud tanto física como mental de las personas; es por eso que las alteraciones psicológicas se relacionan muy a menudo con dificultades para conciliar el sueño o para tener un sueño reparador.

Esta dificultad para dormir y descansar durante la noche ocasiona un gran malestar al día siguiente, ya que la persona afectada se siente cansada o fatigada durante las horas del día y ve mermadas sus capacidades para realizar todas aquellas actividades a las que debe hacer frente diariamente.

Las alteraciones en la salud mental también se relacionan con el exceso de sueño y provocan que muchas personas duerman una cantidad alarmante de horas y les cueste mucho salir de la cama, algo muy habitual en casos de depresión.

2. Pensamientos intrusivos

Los pensamientos intrusivos son aquellos contenidos mentales que generan estados de malestar, angustia u obsesión y que perturban profundamente a la persona que los alberga.

Estos pensamientos se caracterizan por ser muy difíciles de sacar de nuestra cabeza y son propios de personas con trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo-compulsivo, fobias o bien con casos de estrés muy elevado.

Albergar este tipo de pensamientos negativos no deseados de manera habitual es un signo de alteración psicológica y la persona que los padece debe considerar el hecho de acudir cuanto antes a un profesional de la psicología.

3. Comportamientos autodestructivos

Tener comportamientos autodestructivos es otra señal inequívoca de que estamos ante un problema de salud mental y que es necesario abordar este problema con ayuda profesional cuanto antes.

Este tipo de comportamientos no tienen por qué ser intentos de suicidio, más bien son acciones autolesivas o claramente perjudiciales a medio y largo plazo que se infligen las personas para evadirse del malestar o del dolor psicológico que experimentan.

Algunos de estos comportamientos suelen ser los cortes en los brazos o en las muñecas y cualquier otro tipo de estímulo doloroso autoinfligido para distraerse del malestar psicológico que se siente diariamente, hecho que funciona con una lógica similar a la que siguen los adictos a las drogas.

4. Relación problemática con el espejo

Evitar ver el propio reflejo por miedo, vergüenza o angustia ante lo que podamos encontrar al mirar el espejo es un signo claro de que algo no va bien en nuestra salud mental y es una tendencia muy relacionada con trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia.

Por el contrario, acudir constantemente al espejo para realizar conductas de autochequeo en busca de imperfecciones en la propia imagen también es una señal que nos indica que podemos tener un problema de autoaceptación con nosotros mismos.

5. Tendencia a autoculparse

Las personas con una autoestima baja tienen tendencia a culparse a sí mismas por todo lo malo que les ocurre y a tener una visión muy negativa de sí mismos tanto a nivel personal y de autoimagen como a nivel de habilidades, competencias y nivel intelectual.

Ser demasiado exigente con uno mismo y tratarse mal constantemente es una señal de alarma que debe indicarnos que algo no va bien en nuestra salud mental y que debemos contactar con un psicólogo especializado para superar dicho problema.

6. Tendencia a la hipocondría

La búsqueda frecuente y obsesiva de síntomas o signos de una posible enfermedad tanto física como mental es conocida como hipocondría y en niveles elevados puede afectar notablemente a la salud mental de quien la padece.

La obsesión con la propia salud lleva a muchas personas a alarmarse de manera excesiva siempre que creen que han contraído una enfermedad de terminada, una tendencia que se relaciona con estados de ansiedad, obsesión y estrés agudo.

7. Sentimientos de culpa al comer

Los trastornos de la conducta alimentaria se relacionan habitualmente con un fuerte sentimiento de culpa tras la ingesta de alimentos. Esto sucede sobre todo en casos de anorexia, la bulimia y también en el trastorno por atracón.

En cualquiera de los casos, este sentimiento de culpa, vergüenza o malestar tras cualquier comida se relaciona con una alteración de la conducta alimentaria y también de la salud mental de la persona.

8. Evitación de situaciones inofensivas

Evitar frecuentemente situaciones que se temen sin que estas supongan un peligro objetivo se asocia a la aparición de algún tipo de fobia o trastorno obsesivo-compulsivo.

En casos más graves, percibir e imaginar peligros que no existen en la realidad puede relacionarse con alteraciones graves de la salud mental y psicológica, como pueden ser los trastornos de la personalidad o la esquizofrenia.

9. Alteraciones cognitivas

Las alteraciones cognitivas son aquellas que afectan a las capacidades cognitivas diarias de las personas y son muchas las alteraciones de este tipo que pueden indicar un empeoramiento de la salud mental.

Algunos ejemplos de este tipo de alteraciones puede ser la reducción de la capacidad de atención o concentración, la pérdida de memoria, la incapacidad para resolver problemas complejos de todo tipo o los problemas para comprender situaciones complejas o relacionales en la vida diaria.

10. Cambios de humor muy repentinos

Todos podemos tener cambios de humor en días determinados, pero el hecho de tener un humor muy oscilante y cambiante a lo largo de las semanas o de los días suele estar relacionado con problemas graves de salud mental.

Este tipo de cambios de humor radicales y aleatorios pueden deberse a casos de trastorno bipolar, al consumo de drogas, estrés postraumático, esquizofrenia, brotes psicóticos o a trastornos neurodegenerativos.

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-5. Masson, Barcelona.

Psicólogo

Madrid
Terapia online

Psicólogo General Sanitario con diferentes estudios de posgrado que avalan su especialización en Terapia Cognitivo Conductual y técnicas de Tercera Generación para el tratamiento de la depresión, los trastornos de ansiedad, terapia de pareja y habilidades sociales.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados