Esta complicación médica puede causar la muerte cerebral. Free to use

Los accidentes cerebrovasculares (ACV) consisten en una interrupción del flujo de sangre enviada al cerebro debido a diversas causas. Cuando este flujo se paraliza el cerebro deja de alimentarse de oxígeno y nutrientes, lo que conlleva el daño o la muerte de las células cerebrales de una zona concreta del cerebro.

Pero existen diferentes tipos de accidente cerebrovasculares, habitualmente estos ataques dañan el tejido cerebral del área más externa o superficial del encéfalo. Sin embargo, cuando estos daños se producen en las estructuras más internas del cerebro se habla de infarto lacunar. De este tipo de alteración hablaremos en las siguientes líneas.

¿Qué es un infarto lacunar?

El infarto lacunar hace referencia a un tipo de accidente cerebrovascular en el cual una de las arterias que irrigan sangre en las estructuras internas del cerebro se obstruye, dejando al cerebro sin el suministro de oxígeno y nutrientes necesarios para que funcione.

Las arterias susceptibles de sufrir daños en un infarto lacunar son más pequeñas y por lo tanto más frágiles que el resto, estas proceden directamente de una arteria principal la cual transporta la sangre con mucha presión.

Cuando una persona sufre un infarto lacunar, las células de una zona relativamente limitada del cerebro comienzan a dañarse o morir por falta de oxígeno. Teniendo en cuenta que un gran número de las estructuras cerebrales internas cooperan en la comunicación y coordinación de los movimientos corporales, un infarto lacunar puede suponer un riesgo significativo de acarrear una discapacidad.

En comparación con el resto de tipos de accidentes cerebrovasculares, los infartos lacunares representan un 20% de los infartos cerebrales que sufren las personas.

Síntomas del infarto lacunar

Puesto que las diferentes áreas cerebrales controlan varias funciones como el movimiento, la vista, el habla, etc., los síntomas que avisan a una persona de que está sufriendo un infarto lacunar dependerán de la zona del cerebro que esté siendo dañada. Entre estos síntomas se incluyen:

  • Debilitamiento o parálisis en cara, brazo, pierna o pie
  • Debilitamiento o parálisis de los músculos del ojo
  • Adormecimiento muscular súbito
  • Problemas en el movimiento
  • Problemas en el habla

Si una persona que sufre de hipertensión arterial no recibe ningún tipo de tratamiento es muy probable que sufra una serie de infartos lacunares que deriven en la aparición de síntomas adicionales como demencia o conducta emocional.

Asimismo, si la persona percibe uno o más de los síntomas anteriores debe estar alerta, puesto que esto podría también podría significar que está a punto de sufrir un accidente cardiovascular más grave.

Tipos de síndromes lacunares

Como se mencionó anteriormente, tanto lo síntomas como las consecuencias pueden variar según el área del cerebro afectada por el infarto lacunar.

Existen cinco síndromes lacunares principales, de un listado de aproximadamente 85. Eston son:

1. Síndrome motor puro

En este tipo de accidente lacunar la persona experimenta una parálisis o disminución del vigor muscular que afecta de igual manera a todo un lado del cuerpo. Esta parálisis es llamada hemiparesia y afecta a aproximadamente al 50% de las personas que han sufrido un infarto lacunar.

2. Hemiparesia atáxica

Esta consecuencia está caracterizada por una parálisis parcial, o paresia, de severidad variable y una gran dificultad en la coordinación de los movimientos, o ataxia, de las extremidades, viéndose en más ocasiones afectadas las piernas que los brazos.

3. Torpeza en las manos y disartria

En este caso la persona sufre una disminución en la destreza y la precisión de los movimientos de las manos. Además, este déficit viene acompañado de dificultades para articular sonidos o palabras causada por una debilidad o parálisis muscular facial, también conocido como disartria.

4. Síndrome sensitivo puro

En el síndrome sensitivo puro la persona experimenta un adormecimiento continuo o transitorio en un lado del cuerpo. Asimismo, puede sufrir alteraciones en la sensibilidad que le ocasionen molestias como dolor o sensación de quemazón en la parte del cuerpo afectada.

5. Síndrome sensitivo-motor

La persona que sufre síndrome sensitivo-motor debido a un infarto lacunar, padece una mezcla de síntomas de hemiparesia y hemiplejia. Estos síntomas incluyen una merma en la fuerza de un costado del cuerpo, junto con una parálisis y una alteración sensorial, todo en el mismo lado del cuerpo.

Causas y factores de riesgo

Existen una serie de enfermedades y afecciones asociadas a la aparición de infartos lacunares. Algunas de las causas más significativas son:

Problemas de hipertensión

Es la causa más común. La fragilidad de las arterias de los infartos lacunares conllevan un riesgo muy alto para las personas con la tensión muy alta.

Diabetes

El deterioro de las venas debido a la diabetes constituye un factor de riesgo para que la persona sufra uno de estos infartos.

Afecciones cardiacas

Enfermedades como la cardiopatía isquémica y la fibrilación auricular suponen dos causas de peso para padecer un infarto lacunar.

Además, otros factores de riesgo que predisponen a las personas a sufrir en algún momento un infarto lacunar son:

  • Vida sedentaria
  • Alimentación no saludable
  • Niveles de colesterol elevados
  • Tabaquismo
  • Consumo de bebidas alcohólicas
  • Consumo de drogas
  • Apnea del sueño
  • Embarazo

Tratamiento y pronóstico

Una intervención de urgencia en una persona que acaba de sufrir un infarto lacunar incrementa las probabilidades de sobrevivir al accidente y, además, de reducir al mínimo el impacto que este pueda tener.

Si se detecta e interviene antes de las tres horas del inicio de los síntomas, los fármacos anticoagulantes deberían ser suficientes para mejorar la circulación de la sangre. Sin embargo, si infarto es más grave o se tarda más en actuar será necesario inyectar los fármacos directamente en la zona del cerebro afectada.

Habitualmente, las personas que han padecido un infarto lacunar precisan de una rehabilitación a nivel general la cual comprende los siguientes aspectos:

  • Sesiones de fisioterapia para restaurar las habilidades motrices
  • Rehabilitación neuropsicológica para favorecer las funciones cognitivas
  • Terapia ocupacional para facilitar el día a día del paciente
  • Intervención logopédica en el caso de que existan daños en el lenguaje
  • Terapia psicológica para trabajar los aspectos emocionales de las consecuencias del infarto *** Terapia farmacológica** para eliminar las causas subyacentes del accidente lacunar

A diferencia de otros accidentes cerebrovasculares de mayor envergadura, el infarto lacunar se asocia a un mayor índice de recuperación, presentando mejorías en las horas o días siguientes al infarto.