40 curiosidades del universo fascinantes

Curiosidades sobre el universo que muestran lo diferente que es la realidad más allá de la Tierra.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Curiosidades sobre el universo

Nubes de alcohol, planetas de diamante, temperaturas de infarto… El Universo tiene todo tipo de fenómenos y cuerpos celestes que podemos comentar a modo de curiosidad en nuestras cenas y comidas familiares.

El Cosmos es un lugar tan sumamente grande que prácticamente todo es posible en él. Y lo que no es posible aquí, seguramente lo sea en los multiversos que algunos físicos teóricos defienden que existen.

Hoy vamos a descubrir 40 curiosidades del universo que de contarlas en la cena de Navidad nos van a hacer parecernos un auténtico Carl Sagan.

40 curiosidades del universo asombrosas

El Universo es un lugar inmenso. Probablemente el ser humano nunca llegue a saber con exactitud cómo de grande es, y mucho menos explorarlo en profundidad. No solo porque pensar que algún día tendremos toda la tecnología suficiente para viajar por la inmensidad del espacio es ser muy optimista, sino que tampoco nos va a dar tiempo. La especie humana se habrá extinguido antes de que descubramos lo que el Universo esconde.

Por fortuna, se puede observar qué hay en él mediante telescopios e hipotetizar sobre algunos de sus fenómenos. A continuación vamos a descubrir 40 curiosidades sobre el cosmos.

1. Diámetro de 93.000.000.000 de años luz

El Universo observable tiene, según estimaciones actuales, un tamaño de 93.000 millones de años luz. Esto quiere decir que, teniendo en cuenta que la luz viaja a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, tardaríamos 93.000 millones de años en atravesar sus 10.000.000.000.000 de kilómetros. Puede parecer mucho tiempo, y lo es, pero es muchísimo más el tiempo que lleva existiendo, unos 13.800 millones de años.

2. El Sol tarda 200 millones de años en completar una vuelta a la Vía Láctea

Nuestra estrella más cercana, el Sol, se encuentra en uno de los brazos de la Vía Láctea, nuestra galaxia que tiene forma de espiral.

El Sol orbita alrededor de la Vía Láctea a una velocidad de 251 kilómetros por segundo, una velocidad asombrosa desde luego. Sin embargo, como nuestra galaxia es tan tremendamente grande, de unos 53.000 años luz, el viaje que hace nuestro astro en completar una vuelta alrededor de la Vía Láctea le toma unos 200 millones de años.

3. 13.800 millones de años de edad

Se cree que el Universo tiene una edad de 13.800 millones de años, pues hace esa cantidad de años es que se cree que fue cuando se dio el Big Bang. Desde entonces, el Universo ha estado expandiéndose aceleradamente y las galaxias se han ido alejando cada vez más las unas de las otras. Es fenómeno es extraño pues, teniendo en cuenta la acción de la gravedad, que las galaxias se alejen solo puede explicarse mediante la existencia de lo que se ha llamado “energía oscura”, una fuerza contraria a la gravedad y que permitiría esta repulsión.

4. ¿Qué había antes del Big Bang?

El mayor misterio del Universo es saber qué es lo que había antes de que éste existiera. Lo más seguro es que permanezca siendo un misterio por siempre, pues teórica y empíricamente es imposible saberlo. El momento más antiguo en el que nos podemos remontar es solamente la trillonésima de trillonésima de trillonésima de segundo posterior a la explosión, el momento en el que el Cosmos ha tenido la temperatura más alta. Lo que haya sucedido antes de esa fracción de tiempo siempre será un misterio e imaginarlo solo será un ejercicio de gran creatividad.

5. Es plano

Albert Einstein, el famoso físico alemán, ya lo predijo con su también famosa teoría de la relatividad. Este científico supuso que el universo no era una esfera, sino un cuerpo plano, algo confirmado por las observaciones hechas con los más modernos telescopios. Se cree que el motivo de que nuestro universo sea plano es que es debido a la compensación entre la materia y la energía que conocemos y la energía oscura.

6. Existen millones de millones de galaxias

Las galaxias tienen unos tamaños que oscilan entre 3.000 y 300.000 años luz de diámetro, separadas por enormes distancias las unas de las otras. Sin embargo, el Universo es tan absolutamente grande que puede albergar millones de millones de galaxias. Nuestra Vía Láctea no sería más que otra de las 2.000.000.000.000 galaxias que componen nuestro Universo.

7. Lo que vemos no es lo que es

Cuando miramos al cielo, lo que vemos es, realmente, lo que estaba pasando en el pasado. Como la luz toma su tiempo en llegar a nosotros, la imagen que vemos de un cuerpo celeste como una estrella o una galaxia es, en realidad, la que proyectó hace mucho tiempo. Incluso los cuerpos celestes más cercanos a nosotros los vemos en diferido.

Por ejemplo, la Luna la vemos tal y como era hace 1,2 segundos, mientras que el Sol lo vemos como era hace 8 minutos. La estrella más cercana, Próxima Centauri, la vemos cómo era hace 4,2 años. Hay estrellas que, a pesar de que las podemos ver en el firmamento, hace cientos de años o incluso miles que están muertas.

8. Podemos ver el nacimiento del cosmos en una televisión

Cuando surgió el Big Bang la explosión produjo un eco gigantesco que sigue resonsando a día de hoy por todo el Universo, aunque de manera mucho más débil. A ese eco se le llama radiación cósmica de fondo y es posible captarlo con una tele antigua. Basta con coger uno de estos aparatos y dejar de sintonizar, haciendo que se vea la típica pantalla de nieve o montón de puntos grises. El 1 por 100 de ellos está provocado por interferencias de la radiación cósmica de fondo con la antena de televisión.

9. En Venus un año dura menos que un día

Venus es el planeta de rotación más lenta del Sistema Solar. Su vuelta sobre sí mismo va tan despacio que tarda más en girar sobre su eje que en dar una vuelta completa al Sol, esto es, su día (243 días terrestres) es más largo que su año (225 días terrestres).

10. Los púlsares: la atracción de feria más terrorífica

Las estrellas de neutrones son cuerpos celestes que giran muy rápido. Entre ellas se encuentran los púlsares, unos cuerpos tan veloces que serían la atracción de feria más terrorífica que pudiéramos imaginarnos. Su velocidad de giro es el 24% de la velocidad de la luz, lo que quiere decir que si nos “montáramos” en uno de ellos nuestro cuerpo daría vueltas a 70.000 kilómetros por segundo.

11. El selfie más lejano de la Tierra

El selfie más lejano de la Tierra se hizo antes de que existieran siquiera los móviles inteligentes. En 1990 la misión Voyager 1, en su viaje hacia los confines del Sistema Solar, se paró un momento para hacer una foto de la Tierra. Se encontraba a 6.000 millones de kilómetros del planeta, pero aún así recibió las instrucciones de los operadores de cámara y tomó la imagen de nuestro planeta, que parece un modesto punto azul.

12. Somos polvo de estrellas

Todo lo que vemos está hecho de materia, incluidos nosotros mismos. El hierro que circula por nuestra sangre, el calcio de nuestros huesos, el carbono de nuestro pan o el aluminio de los aparatos electrónicos surgieron hace miles de millones de años en el corazón de una estrella y viajaron por el Universo hasta parar a nuestro planeta. Como dijo Carl Sagan, somos polvo de estrellas.

13. Un viaje a la velocidad de la luz sería el último viaje

Nadie puede superar la velocidad de la luz. Ir a semejante velocidad haría que los átomos de hidrógeno de nuestro cuerpo impactaran contra las paredes del vehículo con una energía cercana a los 10.000 sievert por segundo, equivalente a la explosión de miles de centrales nucleares.

14. El espacio está lleno de alcohol

Sagitario B es una nube gigantesca compuesta de gas y polvo que flota en el interior de la Vía Láctea, a unos 26.000 años luz de la Tierra. Los astrónomos han descubierto que esta nube contiene cerca de 10 trillones de litros de alcohol.

15. Y de agua

En cuanto al líquido elemento, la NASA cree que existe al menos 140 trillones de veces más agua en todo el Universo del que contienen todos los océanos de la Tierra.

16. El lugar más frío del Universo

El cero absoluto de temperatura corresponde a -273,15 °C. En escala Kelvin se corresponde a 0 ºK, pues esta escala fue inventada específicamente para que la absoluta ausencia de energía fuera representada con el valor nulo. No hay nada más frío que esas temperaturas, no es posible.

Lo que más se le acerca en el Universo, o al menos que se sepa por ahora, es la Nebulosa Boomerang, una nube de gas y polvo en expansión. Este cuerpo celeste se sitúa a unos 5.000 años luz de la Tierra, y se cree que tiene una temperatura de -272 ºC, tan solo un grado más caliente que el cero absoluto.

17. La temperatura más alta jamás alcanzada

De la misma manera que existe un cero absoluto de temperatura, también existe un caliente absoluto. Esto le puede chocar a muchas personas, pues si bien de primeras tiene sentido que haya una temperatura baja máxima, que haya una temperatura cálida máxima es sorprendente pues uno podría pensar que un objeto se puede calentar y calentar casi hasta el infinito. Pero lo cierto es que existe una temperatura máxima, y de hecho ésta fue alcanzada nada más surgir el Universo.

Se hipotetiza que la temperatura más alta jamás llegada, el “caliente absoluto”, sería la temperatura que se alcanzó una trillonésima de trillonésima de trillonésima de segundo después del Big Bang, momento en el que toda la materia que iba a formar el Universo se encontraba tan junta y comprimida que su temperatura era la de 141.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 °C. Las leyes de la Física impiden que haya algo más caliente, siendo esta temperatura conocida como temperatura de Planck.

18. ¿Llegará su fin?

Hay muchas teorías sobre qué le podría pasar al Universo, si va a tener final o no. De momento son solo eso, teorías, pero todas ellas son escalofriantes si uno se para a pensar en la posibilidad de que todo, absolutamente todo lo que hay en este Universo, pudiera desaparecer sin dejar rastro. Algunos físicos son optimistas y ven al Universo como algo infinito, aunque otros creen que tarde o temprano morirá, aunque en el momento en que ocurra nuestra especie llevará millones de años extinta.

Hay tantos finales planteados para nuestro Universo como gustos en una heladería: enfríandose, siendo devorado por agujeros negros, desgarrándose, contrayéndose, deteniéndose el tiempo, con un nuevo Big Bang… Escoge tu final favorito.

19. La estrella más grande

De momento, UY Scuti es la estrella más grande del Universo conocido. Este astro se sitúa a unos 9.500 años luz de la Tierra, con un diámetro de 2.400 millones de kilómetros. Es tan pero tan grande que, de intentar rodearla con una nave a 900 km/h, tardaríamos 3.000 años en hacerlo. En comparación con UY Scuti, el Sol es una estrella bastante canija, de tan solo 1,4 millones de kilómetros de diámetro.

20. Estrellas del tamaño de un barrio

Cuando las estrellas supermasivas mueren dejan como restos un núcleo en los que los protones y los electrones se fusionan en neutrones, haciendo que adquiera densidades enormemente grandes. A estos cuerpos se los conoce como estrellas de neutrones.

Con diámetros de tan solo 10 km, más pequeños que los de la isla de Manhattan, estos cuerpos pueden llegar a pesar hasta dos veces más que el Sol. De hecho, un trozo de estas estrellas de tan solo el tamaño de una cuchara sopera pesaría más que todos los coches y camiones de la Tierra juntos.

Curiosidades sobre las estrellas

21. Estrellas como una pelota de golf

Otro tipo hipotético de cuerpo celeste son las estrellas de preones, estrellas de tamaños muy pequeños que estarían formadas exclusivamente de partículas subatómicas libres. Las estrellas de preones tendrían una densidad 47 millones de veces superior a la de estrellas de neutrones. Básicamente sería como condensar toda la masa del Sol, un cuerpo de 1.400.000 kilómetros de diámetro, en un objeto del tamaño de una pelota de golf.

22. Un planeta de diamante

55 Cancri e es un planeta muy valioso, literalmente. Se trata de un planeta cuya composición se cree que es de un 33% de diamante puro. Este planeta es el doble de grande que la Tierra y se cree que tendría un valor de 27 quintillones de dólares, es decir, 27 seguido de 30 ceros. En estos momentos, se calcula que en la Tierra hay unos 90 billones de dólares estadounidenses, o lo que es lo mismo, 90 seguido de 12 ceros.

23. El diamante más grande

Los astrónomos han descubierto lo que, de momento, es el diamante más grande del Universo conocido: BPM 37093. Cariñosamente llamado Lucy, en honor a la canción de los Beatles “Lucy in the Sky with Diamonds” se trata de un gigantesco bloque cristalizado que viaja a unos 50 años luz de nosotros y mide casi 50.000 kilómetros de largo.

24. Estrellas que viven 200.000 millones de años

Las estrellas más abundantes del Universo son las enanas rojas que, como su nombre sugiere, también son las estrellas más pequeñas. Al tener un tamaño reducido, junto con la baja energía que poseen, teniendo una superficie que está a menos de 3.800 ºC, hace que estos astros gasten muy lentamente su combustible.

Debido a esto, las enanas rojas pueden llegar a vivir unos 200.000 millones de años. Teniendo en cuenta que se cree que la historia del Universo tiene solo 13.800 millones de años todavía no ha pasado suficienteme tiempo como para que una estrella de este tipo muera, ni siquiera ha pasado la mitad de la vida de las más antiguas.

25. Un agujero negro tiene densidad infinita

Los agujeros negros se forman al colapsar estrellas 20 veces más grandes que el Sol. Estos cuerpos celestes son uno de los mayores misterios de la astrofísica y la física teórica, y se consideran una singularidad en el espacio. Tienen infinita masa y carecen de volumen, algo incomprensible desde nuestra física experimental. Su densidad es infinita, motivo por el cual la gravedad que generan sea tan alta que ni siquiera la luz pueda escapar de su atracción.

26. La partícula subatómica más densa del Universo

La partícula de Planck es un partícula subatómica hipotética que podría compararse con un agujero negro, pero en miniatura. Esta partícula tendría una masa de 13 millones de cuatrillones veces superior a la de un protón, per sería varios trillones de veces más pequeña.

27. Galaxias con forma de anillo

Existen en el Universo galaxias con forma de anillo. Estas destacan por el hecho de que son muy extrañas, nada comunes, creyéndose que una de cada 1.000 galaxias tienen esta forma. Se hipotetiza que este tipo de galaxias se forman cuando una galaxia mayor las atraviesa, haciendo que mediante la acción de fenómenos gravitatorios, la más pequeña se deforme tomando la forma de anillo.

28. Multiversos

La Teoría del Multiverso sostiene que nuestro Universo podría ser solo uno más de infinitos cosmos. Habrían Universos de todo tipo. Los habrían idénticos al nuestro, avanzados o atrasados en el tiempo, otros donde tan solo un pequeño detalle es distinto y otros en los que prácticamente nada es igual.

En caso de que existieran, al estar en un espacio-tiempo distinto al nuestro, se cree que es imposible no solo comunicarnos con ellos, sino que también sería imposible comprobar su existencia pues, de existir, estaríamos separados por literalmente la nada, y lo que puede atravesar esa nada es absolutamente nada.

29. Teoría de cuerdas

La mecánica cuántica es aquella teoría que se introduce en los institutos hablando de partículas subatómicas como los neutrones, electrones y protones. La teoría de la relatividad general se podría definir como aquella que explica lo que sucede en nuestro mundo.

Estas dos teorías son fundamentales para la física, pero tienen el pequeño problema de que no encajan. Por ese motivo los grandes esfuerzos de los físicos teorías se han centrado en desarrollar una teoría que una el mundo de lo subatómico y lo empíricamente demostrado.

El resultado de esto es la Teoría de Cuerdas, que de momento parece funcionar como una teoría del todo. Esta defiende que las partículas subatómicas son, en realidad, cuerdas que vibran. Dependiendo de su vibración, estas cuerdas no solo determinan la naturaleza de las partículas sino también transmiten las fuerzas.

Esta teoría no es perfecta, pues de aceptarla se tendría que presuponer la existencia de 11 dimensiones en nuestro Universo, pero de momento es lo mejor que hay.

30. La gravedad no encaja en la mecánica cuántica

La gravedad es lo que hace que la mecánica cuántica y la relatividad general no encajen. Las demás fuerzas sí se pueden explicar por la existencia de partículas subatómicas, como por ejemplo el electromagnetismo con los electrones, pero no la gravedad.

Todavía es un misterio lo que explica que dos cuerpos de tamaño cualquiera se atraigan, incluso estando a miles de años luz de distancia. La Teoría de Cuerdas sería aquello que ofrece una solución diciendo que serían unas especies de cuerdas las que mueven el Universo, enrollándose entre ellas y pudiendo viajar y comunicar los objetos celestes.

31. La Vía Láctea y Andrómeda chocarán

La Vía Láctea y Andrómeda, la galaxia más cercana a la nuestra, se acercan a una velocidad de 300 kilómetros por segundo.

Aunque esta velocidad es sumamente grande, no depemos preocuparnos todavía pues Andrómeda se encuentra a unos 2,5 millones de años luz, con lo que el impacto sucederá dentro de mucho, en unos 5.000 millones de años. Antes de que eso suceda, difícilmente quedarán restos de nuestra civilización.

También cabe decir que eso de que colisionarán es bastante relativo. Dadas las distancias entre estrellas dentro de las galaxias, es matemáticamente poco probable, por no decir imposible, que pueda darse una colisión entre ellas. Lo que simplemente ocurrirá es que la Vía Láctea y Andrómeda se unirán formando una galaxia mayor.

32. Conocemos muy pocos planetas

Los astrónomos han descubierto cerca de 4.300 exoplanetas en nuestra galaxia. De primeras pueden parecer muchos pero, teniendo en cuenta que la Vía Láctea podría ser el hogar de 100.000 millones de estrellas y que la mayoría de ellas tienen que tener como mínimo un planeta orbitando a su alrededor, son muy pocos los planetas que conocemos del total.

Y si pensamos en que hay muchísimas más galaxias en nuestro Universo, la cifra de planetas total debe ser abismal, un número que seguramente nuestra especie jamás llegará a conocer.

33. Otros mundos habitables

De todos los exoplanetas que se han descubierto hasta la fecha, se cree que 55 de esos mundos son potencialmente habitables.

Teniendo en cuenta que son muchos más los planetas que tienen que existir en el Universo, y que un porcentaje significativo deben poseer las condiciones ideales para albergar vida, es bastante probable que no estemos solos. Esperemos que de haber vida en otros planetas, sean amigables.

34 Partículas fantasma

Los neutrinos (no confundir con neutrones) son una partícula subatómica sin carga eléctrica y con una masa tan sumamente pequeña que son prácticamente imposibles de detectar, como si fueran fantasmas. Estas partículas son tan pequeñas que pueden viajar a velocidades cercanas a las de la luz, y pese a que cerca de 68 millones de neutrinos atraviesan cada centímetro cuadrado de nuestro organismo, no los sentimos. Atraviesan la materia pero sin interactuar con ella.

35. El nacimiento de las estrellas

Las nebulosas son enormes nubes compuestas de gas y polvo, con tamaños que oscilan entre los 50 y 300 años luz. Con la acción de la gravedad y el paso de millones de años, sus partículas se condensan hasta el punto en que su densidad y temperatura van creciendo cada vez más y más. Cuando se alcanza una temperatura de 12 millones de grados centígrados se da inicio a reacciones de fusión nuclear y es cuando se convierte en una estrella.

36. Estrellas negras

Cuando pensamos en estrellas o en el Sol mismo, nos parecería un oxímoron hablar de estrellas negras, pero lo cierto es que es una realidad. Cuando el Sol muera éste astro se convertirá en una enana blanca, que es básicamente restos de su núcleo con densidades muy altas. De hecho, toda la masa del Sol se condensara en una esfera del tamaño de la Tierra.

Los físicos teóricos han hipotetizado que las enanas blancas acabarán enfriándose, hasta el punto en que lo que quede sea una estrella negra, que ya no tendrá energía y no emitirá luz. Cabe decir que es una estrella hipotética, pues en toda la historia del Universo todavía no ha pasado suficiente tiempo como para que una enana blanca muera.

37. No hay centro

Si tres cosas nos deben quedar claras del Universo es que es enorme, está en constante expansión y tiene forma plana. Debido a estas características es difícil establecer un centro como tal.

Nos encontramos hablando de algo con unos tamaños astronómicos, en el sentido literal de la expresión, y que debido a esto el concepto de centro aquí carece de sentido. No es posible establecer un punto central en algo que es inmenso.

38 Se puede viajar al futuro, pero no al pasado

Teniendo en cuenta las leyes de la relatividad general, lo único constante es la velocidad de la luz. Todo lo demás dependerá del observador. Cuanto mayor sea la velocidad con la que un objeto o persona se desplaza, menos tiempo para ese cuerpo pasa con respecto a los que no se mueven.

Esto significa que es posible viajar al futuro, aunque de momento no disponemos de la tecnología necesaria como para hacer que un objeto se mueva a una velocidad lo suficientemente alta como para que esto suceda. Lo que sí parece imposible, al menos teniendo en cuenta las leyes de la física, son los viajes al pasado.

39. Una supernova a miles de años luz extinguiría la vida en la Tierra

Uno de los fenómenos más violentos del Universo son las supernovas, explosiones de estrellas que se dan cuando una estrella masiva, aproximadamente 8 veces más grande que el Sol, muere. Su violento estallido puede alcanzar temperaturas de 3 mil millones de grados, emitiendo radiaciones gamma capaces de atravesar toda la galaxia. En caso de que esto sucediera, es posible que todas las formas de vida en la Tierra murieran.

40. La muerte del Sol

El Sol es una enana amarilla, por lo que tiene una esperanza de vida de unos 10.000 millones de años. Teniendo en cuenta que se formó hace 4.600 millones de años, todavía no va ni por la mitad de su vida. Ahora bien, cuando muera dentro de 5.500, la Tierra desaparecerá con él, pues antes de que la estrella se convierta en una enana blanca, aumentará su tamaño, enguyéndonos. Sin duda, un final trágico.

  • Sepp, T., Gramann, M. (2013) “Galaxy structures - Groups, clusters and superclusters”. International Journal of Geometric Methods in Modern Physics.
  • Bhattacharya, R., Bhattacharya, P.K., Bhattacharya, U. et al (2019) “The Fate of Our Universe: How This Universe Will End”. STM Journals.
  • Shreethar, N., Chandramohan, R. (2018) “A universe from nothing or big bounce?”. International Journal of Research and Analytical Reviews.
  • Scudder, J. (2015) “How big is the biggest star we have ever found?”. PHYS ORG.
  • Lee, C.H. (2016) “Exoplanets: Past, Present, and Future”. Galaxies.
  • Lattimer, J.M., Prakash, M. (2004) “The Physics of Neutron Stars”. Science.
  • Yee, J., Gardi, L. (2020) “The Physics of Subatomic Particles and their Behavior Modeled with Classical Laws”. Energy Wave Theory.
  • Ubidia Incio, A. (2013) “Evolución de la Materia. Cómo las estrellas se convirtieron en seres conscientes”. Astrobiology Lectures.

Artículos relacionados