Sufrir de una tensión arterial alta es una dolencia muy común. Se calcula de 1 de cada 4 personas sufren de ella. Seguramente conoces a alguien que sufre de hipertensión o tal vez tú mismo puedes conocer lo que es tener la presión demasiado alta.

Se sabe que una vida sana previene de sufrir este tipo de dolencia cardiovascular, pero a veces no es tan sencillo e incluso picos de estrés pueden darnos problemas subiendo nuestra tensión arterial. En el presente artículo hablaremos de las cinco claves para conseguir bajar tu tensión arterial.

¿Qué es la tensión arterial?

El aumento en la tensión arterial o hipertensión ocurre cuando la sangre, mientras está pasando por cada uno de los vasos sanguíneos de nuestro cuerpo, ejerce una presión demasiado alta sobre ellos. Explicándolo de un modo gráfico, es como si en una manguera se reduce por donde pasa el agua. El agua tiene menos espacio para pasar y va más rápido.

Esto acontece cuando la tensión arterial es igual o por encima de lo considerado normal. En las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica. El número inferior se llama presión arterial diastólica.

De este modo, lo normal es que se dé una cifra alrededor de 120 mm Hg para la presión arterial sistólica y de 80 mm Hg para la presión arterial diastólica.

Para nuestro organismo es sano cierto cambio de presión a la hora de realizar algunas actividades. El problema viene cuando el cuerpo no logra controlar los picos de presión y esta permanece alta por un tiempo mayor de lo necesario. En estos casos se pueden producir lesiones en nuestros órganos. El corazón, los riñones y el cerebro son algunos de los que pueden salir más mal parados.

Los 5 temas clave para bajar la tensión arterial

Es bien conocido que para controlar la tensión arterial la gente toma medicamentos, pero no podemos dejar nuestra salud solamente a manos de los medicamentos. Estos tienen un efecto que nos ayudan, pero que no pueden hacer todo el trabajo para bajar la tensión arterial.

A continuación vamos a hablar de los 5 temas más importantes a tener en cuenta para poder tener controlada la presión arterial. La mayoría tienen un marcado fondo natural, pues se basan en potenciar los buenos hábitos. Y si aún no sufres de hipertensión no dudes en aplicarlos igualmente: no cabe la menor duda que es mejor prevenir que curar.

1. Alimentación

El método natural para bajar la presión arterial más conocido y quizás el más recomendado y seguido por quien sufre de la enfermedad es el control por medio de la alimentación.

La alimentación tiene un impacto muy elevado en la tensión arterial, por lo que mantener una dieta sana es el primer objetivo de quien quiere tratar su hipertensión. En general, es preciso evitar la sal y todo tipo de aditivos químicos como el glutamato de sodio, así como productos alimentarios que contengan azúcares añadidos.

Buscar fuentes de proteína de calidad como carne magra es importante, ya que mantener una dieta más bien alejada de grasas saturadas es esencial. Evitar los fritos también es importante. Pero son las grasas trans las que deben restringirse de verdad, pues son características de productos procesados por la industria alimentaria.

También es recomendable aumentar la ingesta de fibra soluble. Alimentos como legumbres, verduras, hortalizas y cereales integrales son fuentes de alimento saludables. En cambio, es importante evitar establecimientos de comida rápida, donde es común agregar salsas y grasas saturadas.

2. Estar atento a la medicación

Hay medicamentos que se utilizan para otras dolencias, que no tienen nada que ver con la tensión arterial, que tienen como efecto secundario el aumento de esta. Son los llamados efectos secundarios. De entre ellos destacan algunos antipsicóticos, las píldoras anticonceptivas, medicamentos para la migraña, corticosteroides y algunos medicamentos para tratar el cáncer.

Por lo tanto, es muy recomendable dejar de tomar estos medicamentos siempre que sea una posibilidad real. Por ejemplo, usar píldoras anticonceptivas puede sustituirse por otras medidas anticonceptivas. En otros casos, es más importante seguir tomando el medicamento para tratar una dolencia más grave que una posible subida de la tensión arterial.

Asimismo, es importante resaltar que de los más de 200 medicamentos que se venden para combatir la hipertensión, muchos de ellos traen también notables efectos secundarios indeseables. Si es posible, es mejor buscar alternativas a la toma de medicamentos para disminuir la tensión arterial. Los medicamentos son así un remedio y un mal a la vez.

3. Evitar el café

Se desconoce exactamente cómo actúa la cafeína en relación a los picos de tensión arterial, pero en muchas personas puede provocar un importante aumento de la presión arterial. Hay personas que toman café habitualmente que tienen más tolerancia al efecto que provoca la cafeína en otras personas.

Se cree que la cafeína es capaz de bloquear ciertas sustancias que ayudan a mantener los vasos sanguíneos abiertos. También hay la hipótesis que relaciona la cafeína con el aumento de la liberación de adrenalina por parte de las glándulas suprarrenales, lo que aumenta la presión arterial.

Sea como sea, es mejor estar atento a los efectos que puede provocar en el cuerpo de cada uno. Tomar la presión antes y después de tomar cafés es una buena medida para entender el efecto que puede tener en el propio cuerpo. Es mejor racionar las cantidades y evitar tomar café antes de hacer ejercicio o realizar trabajo pesado.

4. Dejar de fumar

Quien quiera saber cómo bajar la tensión arterial y sea fumador, debe saber que el efecto negativo del tabaco sobre la tensión arterial es incontestable; el tabaco provoca aumento de la presión arterial. Cuando fumamos, la nicotina hace aumentar los niveles de unas sustancias llamadas catecolaminas, las cuales provocan vasoconstricción.

Esta contracción de los vasos sanguíneos hace que la sangre tenga que viajar a través de los mismos vasos sanguíneos pero que han sufrido una reducción del diámetro, aumentando la presión arterial. Además, el humo del cigarrillo aumenta la retención de sodio, mientras que otras sustancias presentes en los cigarrillos como el cadmio favorecen también la presión arterial.

Relacionado con el apartado anterior, es relevante comentar que se ha demostrado que combinar el hábito de fumar con el de tomar café intensifica el incremento de la presión arterial.

5. Practicar la meditación

Habrá personas algo escépticas en relación al poder de la meditación para mejorar la salud y revertir cuadros de enfermedad, pero la ciencia está demostrando el valor de esta práctica ancestral. Nuevos hallazgos científicos están demostrando que la meditación también puede disminuir la presión arterial.

La mente desempeña un papel importante en la salud física y en la reducción de enfermedades. Que la mente ejerza un control sobre el intenso flujo intenso de pensamientos diarios puede ser una nueva herramienta médica, la cual que puede ser integrada a los tratamientos medicamentosos y quirúrgicos.

Referencias bibliográficas:

  • Cañizares J. (1992). Hipertensión: Un tema siempre actual. Hexágono. 1(2), 5-12.
  • Doll, R., Peto, R., Wheatley, K., Gray, R. y Sutherland, I. (1994). Mortality in relation to smoking: 40 years' observations on male British doctors. BMJ, 309, 901-911.
  • Evans, R. (1990). Factores de riesgo de la cardiopatía isquémica coronaria. Rev Per Epidem; ,: 25-34.
  • Guemez, J., Alba, A., Argote, A., Méndez. R. y Moreno, L. (1992). Relaciones entre peso, edad y tensión arterial en población mexicana. Arch Inst Cardiol Mex, 62, 171-177.
  • Sánchez-Palacios P. (1998). Hipertensión arterial. VI Reporte del Comité Nacional Conjunto de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos de América. Innovartis, 25-50.