Llorar. Todos hemos llorado en alguna ocasión, tanto en la infancia como en la adultez. Ocurre algo que hace que nazca una cierta tensión interna, se nos humedecen los ojos, se nos llenan de lágrimas y finalmente rompemos a llorar.

Y aunque para muchos se trata de algo incómodo y con frecuencia se oculta a nivel social, lo cierto es que estamos ante un acto que resulta muy sano y útil para nuestro bienestar. Ahora bien, ¿por qué lloramos? ¿Qué nos puede despertar las ganas de llorar? ¿Por qué a veces lloramos sin motivo? Veámoslo a lo largo de este artículo.

Llorar y ganas de llorar: ¿qué ocurre?

Llorar es un proceso complejo, el cual parte de un mecanismo fisiológico el cual tenemos de manera innata, y que aunque a menudo es considerado único del ser humano también es compartido con otros animales. Sin embargo, el hecho de llorar por causas emocionales es más complejo de lo que aparente, puesto que a lo largo de nuestra vida vamos aprendiendo a llorar como mecanismo para liberar tensión emocional: llorar de pena, alegría o rabia son ejemplos.

Aunque a veces las lágrimas surgen de la nada, por norma general cuando estamos ante un lloro que surge de la emoción la persona ha notado previamente una sensación generalmente descrita como de ahogo o de oclusión en el pecho o en el esófago, así como dificultades para respirar (puede haber también sollozos). Es decir, no es infrecuente notar que tenemos ganas de llorar.

En este proceso el cerebro juega un papel primordial, el cual comienza a gestarse a nivel atencional. En este momento se activan el tallo cerebral, cerebelo y diversos pares craneales (III, IV, V y VII). Posteriormente, la formación reticular ascendente (que controla la activación cerebral) se activa en gran medida, algo que se corresponde con el aumento de tensión y energía que se siente justo antes de romper a llorar. Tras ello se activará la amígdala, hipotálamo, ínsula, cíngulo y prefrontal, de tal manera que se añade a dicha energía la emoción y la cognición detrás del malestar.

Funciones del lloro

Por molesto y sufrido que pueda ser, llorar tiene un papel importante en nuestra psique, y es uno que nos resulta beneficioso: diferentes investigaciones reflejan que en una gran cantidad de casos el hecho de llorar nos lleva a aliviar nuestro estado emocional, al permitir que expresemos nuestras emociones y volquemos la energía que suponen estados de tensión y tristeza profunda. Sirven para reducir aumento del nivel de energía que generan emociones intensas como la tristeza o la rabia, de manera que el cuerpo se relaja y vuelve a un estado más sosegado y tranquilo.

Las lágrimas, cuando son emocionales, tienen una composición que también favorece la liberación emocional. Concretamente ayudan a eliminar manganeso, prolactina y cloruro de potasio, a la par que endorfinas y sustancias analgésicas. Se expulsan pues sustancias que pueden resultar estresantes, a la vez que se liberan otras que ayudan a combatir el dolor y el sufrimiento.

Además de ello, tiene una función relacionada con la socialización: aunque no siempre, por lo general el hecho de llorar provoca empatía por parte del grupo, de tal manera que quien llora a menudo recibe soporte y apoyo al ser percibido como necesitado o vulnerable. También suele reducir la agresividad y hostilidad de otras personas, además de disminuir el deseo sexual hacia ellas.

Otros tipos de lágrimas, como las basales, sirven simplemente para limpiar y lubricar el ojo. Algo necesario y natural. Y además, también limpian el ojo de irritantes e incluso de algunas bacterias.

Algunos de los principales motivos por los que lloramos

Como para bien o para mal ya sabemos, son muchos los motivos que nos pueden llevar a tener ganas de llorar. Entre ellos podemos encontrar tanto elementos emocionales como físicos.

A continuación vamos a ver algunos de los motivos, fundamentalmente los de origen psíquico.

1. Eventos traumáticos y/o sucesos vitales estresantes

Una de las principales causas de que nos entren ganas de llorar y probablemente la más conocida de todas pasa por el hecho de haber sufrido algún tipo de suceso traumático o doloroso.

La muerte de un familiar o un ser querido, una ruptura sentimental, un despido, la quiebra o incluso problema de menor calado pero que también pueden provocarnos sufrimiento a nivel emocional como una discusión o no conseguir una meta u objetivo muy queridos.

2. Dolor físico

A menudo también lloramos cuando sufrimos algún tipo de lesión, golpe, rotura, esguince.... Y es que el dolor físico es una de las causas que pueden hacer que lloremos.

Sin embargo, las lágrimas de este tipo suelen seguir un proceso diferente e incluso su composición química es distinta.

3. Depresión

Otra de las posibles causas que nos pueden hacer tener ganas de llorar, incluso sin saber a nivel consciente exactamente el porqué, es la existencia de un episodio depresivo (sea en una depresión mayor, trastorno bipolar u otras circunstancias).

En este caso se mantiene un estado de ánimo triste y se percibe incapacidad para sentir placer, problemas de sueño o alimentación, desesperanza o incluso desesperación. En este estado no es extraño llorar, si bien también es posible que pese a tener ganas de llorar el sujeto no sea capaz de hacerlo.

4. Ansiedad y estrés

La ansiedad y el estrés son otros factores que pueden llevarnos al borde de las lágrimas. En este caso, nos encontramos en una situación en que nos sentimos sobrepasados por las demandas ambientales o sociales.

Creemos que no tenemos suficientes recursos para hacer frente a lo que se nos pide o sucede, y nos invade la angustia. Nuestro tono energético y emocional se eleva, y es posible que nuestro cuerpo recurra a las lágrimas para aliviarse.

5. Rabia y/o sensación de injusticia

Del mismo modo que la ansiedad y el estrés, la rabia también puede ser un motivo para que aparezcan las ganas de llorar.

Al fin y al cabo, más de una persona habrá llorado de rabia. La causa es la misma que la que que observamos en el punto anterior: podemos encontrarnos en una situación que consideramos injusta y ante la cual no nos vemos capaces de hacer nada.

6. Empatía

Además de las anteriores es necesario destacar que otro motivo por el cual podemos tener ganas de llorar es la identificación de sufrimiento y dolor en otras personas. Es posible nos entren ganas de llorar al ver a otra persona llorando o pasándolo mal. En ello influyen las llamadas neuronas espejo, que nos permiten captar las reacciones emocionales de los demás e incluso reproducirlas.

Esta situación no se da solo al observar a otra persona sufriendo, si no que también puede aparecer ante la visualización de situaciones que de vivir nosotros consideraríamos tristes, o cuando las vemos en películas o novelas.

7. Captación de la belleza

Aunque puede no ser tan habitual como las anteriores, algunas personas pueden llegar a llorar de emoción al ver determinadas obras de arte, sean novelas, cuadros, esculturas, construcciones o películas.

En este caso el motivo de las lágrimas es la emoción derivada de la captación de algo que consideramos bello, aunque no nos genere tristeza per se. Es lo que les ocurre a las personas que sufren el síndrome de Stendhal.

¿Por qué lloramos de alegría?

Hasta el momento hemos hablado sobre por qué pueden llegar a aparecer las ganas de llorar y hemos visto que mayoritariamente lo hacemos como desahogo emocional o en respuesta a algún suceso aversivo o doloroso.

Sin embargo, como probablemente muchos se habrán preguntado ya, en ocasiones también tenemos ganas de llorar cuando ocurren cosas positivas: a veces lloramos de alegría. ¿Por qué sucede?

Encontrar la respuesta a esta pregunta es más complicado de lo que aparenta pero, según reflejan algunas investigaciones, el motivo podría ser que el propio cuerpo intenta autorregularse tras haberse activado con la alegría u otras emociones positivas: intenta volver a un estado base a través de una reacción que reduce el subidón de energía que la emoción provoca. Se trata pues, tal y como ocurre cuando lloramos de rabia, de una manera de recuperar el equilibrio a nivel emocional y energético.

Tengo ganas de llorar… pero no puedo

Es posible que a algunas personas les ocurra que tienen muchas ganas de ponerse a llorar o incluso que deseen hacerlo pero que, sin embargo, sean incapaces de ello. Hay muchas posibles causas para ello, que pueden ir desde lesiones cerebrales y enfermedades de diferentes tipos (por ejemplo algunas autoinmunes) a una mucho más habitual: la existencia de un bloqueo emocional.

En primer lugar hay que tener en cuenta que no hay prisa: cada persona procesa las cosas a su ritmo, y debe respetarse el hecho de que las lágrimas no acudan cuando teóricamente debieran.

El bloqueo emocional

Por otro lado, si la imposibilidad de llorar es absoluta y permanece en el tiempo, es posible que las causas se encuentren ante un bloqueo emocional. Los bloqueos emocionales se producen ante eventos o situaciones que generan gran ansiedad y sufrimiento, y que aparecen de manera inconsciente como mecanismo de defensa para protegerse de dicho dolor.

Sin embargo, este bloqueo impide o dificulta trabajar y procesar lo ocurrido. Estos bloqueos pueden darse de forma normativa, pero también en procesos como depresiones o trastornos por estrés postraumático.

Lo aconsejable en estos casos es en primer lugar darse un tiempo (algunas situaciones necesitan de tiempo para empezar a aceptarse como reales, como ocurre en casos de duelo), y posteriormente si la persona así lo quiere intentar trabajar poco a poco aspectos relacionados con la causa de dicho bloqueo. Si hace falta primero tangencialmente, para poco a poco ir aproximándose al suceso en sí y intentando revivir y reprocesar la situación de forma que podamos llegar a procesarla.

El peso de la cultura

Asimismo y especialmente en el caso de los hombres, llorar se ha visto tradicionalmente como un signo de debilidad, algo vergonzoso. Ello dificulta la expresión en público del llanto. Pero hay que tener en cuenta que de hecho llorar en público implica reconocer la existencia de un momento de vulnerabilidad, algo que por otro lado puede implicar también cierto valor.

Referencias bibliográficas:

  • Miceli, M., & Castelfranchi, C. (2003). Crying: discussing its basic reasons and uses. New Ideas in Psychology, 21(3).
  • On the origin of crying and tears. Human Ethology Newsletter. 1989 June; 5(10):5-6.
  • Triglia, Adrián; Regader, Bertrand; García-Allen, Jonathan (2016). Psicológicamente hablando. Paidós.
  • Vidales, Ismael (2004). Psicología general. México: Limusa.