¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Hipoprosexia: síntomas, causas y tratamiento

Veamos qué es la hipoprosexia y a qué tipo de alteraciones de la atención da lugar.

Hipoprosexia

La capacidad de atención es esencial en el transcurso de nuestra vida diaria, permite enfocarse en algo de forma consciente y continuada en el tiempo. La atención es una de las funciones cognitivas básicas de la mente humana, junto con la memoria, la percepción y la sensación.

Hay muchas condiciones que pueden afectar la atención, ya sea empeorándola o mejorándola. Los trastornos de atención aparecen cuando los niveles de atención han disminuido lo suficiente como para ser considerados deficitarios. Las alteraciones de atención se clasifican en dos tipos: cuantitativos y cualitativos.

En los trastornos de la atención cuantitativos, la capacidad de atención se presenta en exceso o de forma deficitaria. En los trastornos de tipo cualitativo la calidad de la atención o la misma forma se ven alteradas, las personas no logran sintetizar de forma correcta lo que captan a través de la atención.

Cuando la atención está disminuida, el diagnóstico es de hipoprosexia, que engloba diferentes alteraciones. En este artículo hablaremos de las diferentes condiciones que producen hipoprosexia, pero primero haremos una breve introducción sobre la atención y sus trastornos.

La hipoprosexia y los trastornos de la atención

La atención es el proceso de enfocarse en una cosa concreta mientras se ignoran otras cosas; es una función cognitiva y se relaciona estrechamente con la conciencia. Según Bleuler, la atención es cuando algo (ideas, impresiones …) despierta nuestro interés y nos enfocamos en esas cosas, dejando fuera todo lo demás. La atención no tiene solo una forma, se han descrito diferentes tipos de atención, como la atención sostenida, la atención selectiva y la atención dividida, entre otras.

Ampliando su descripción, la atención es el proceso que nos permite centrarnos en la información relevante, ignorando la información irrelevante para realizar nuestras acciones. La atención es un proceso cognitivo que puede generar, seleccionar, dirigir y mantener el nivel de activación necesario para procesar la información importante para nosotros. Actúa como un filtro para enfocar la información importante. La atención nos ayuda a centrarnos en la tarea que tenemos entre manos para aprender tanto como sea posible y evitar cometer errores.

Efectos de la hipoprosexia

La atención puede verse alterada. Hay muchas cosas que pueden afectar el funcionamiento de la atención y afectar a la decisión de a qué prestar atención y por cuánto tiempo, estos factores pueden proceder del entorno (externos) o de la propia persona y, por tanto, dependen de cada individuo.

La alteración de la atención también puede ser patológica. Existen diferentes enfermedades relacionadas con la atención, ya sea porque no se puede prestar suficiente atención, o se presta demasiada, o porque la capacidad no está funcionando correctamente.

Los trastornos de la atención llevan siendo investigados desde hace muchos años. Hoy en día las teorías siguen cambiando según surge nueva evidencia. Clásicamente, los trastornos de la atención han sido clasificados en hipoprosexias, aprosexias, pseudoprosexias, paraprosexias e hiperprosexias. Explicaremos brevemente los últimos, para luego detallar en profundidad la hipoprosexia.

1. Aprosexia

Las personas con aprosexia presentan falta total de atención; es la mayor reducción del foco atencional.

2. Pseudoaprosexias

Las personas no prestan atención al entorno, aunque la capacidad de atención no está afectada.

3. Paraprosexias

Las personas que presentan paraprosexias focalizan la atención de una forma anormal.

4. Hiperprosexias

Las personas focalizan de forma excesiva y temporal la atención.

La hipoprosexia y sus efectos

La hipoprosexia, o distractibilidad de la atención, es un trastorno que implica una disminución de la capacidad atencional. Este trastorno se da con frecuencia, pero se considera poco patológico.

La distracción atencional es un trastorno en el que una persona tiene dificultades para concentrarse en una cosa durante un período de tiempo prolongado, su atención cambia de una cosa a otra y se distraen con facilidad. Este trastorno suele aparecer frecuentemente en personas que tienen depresión, esquizofrenia o discapacidad intelectual.

La hipoprosexia implica un cambio continuo en el elemento de enfoque, atención o compromiso mental. Por lo general, también hay un cambio constante en el curso de los pensamientos y el mecanismo por el cual se asocian las ideas, que en conjunto constituyen una fuga de ideas. Las personas que tienen manía u otros trastornos a menudo padecen hipoprosexia.

Resumiendo, la hipoprosexia es la alteración de la atención más común e indica una capacidad reducida para enfocarse en las cosas. Dentro de la categoría general del trastorno, la hipoprosexia o hipoprosexias, según lo veamos, encontramos diferentes alteraciones de la capacidad atención que incluyen las siguientes.

1. Distraibilidad

La distraibilidad atencional se ve como cambios repentinos en la atención y el enfocarse en muchas cosas a la vez. La persona se enfoca por poco tiempo y responde a muchos estímulos. La capacidad atencional existe, pero de forma inestable.

Este comportamiento hiperactivo aparece en pacientes con TDAH, y también se puede observar en personas que están intoxicadas con drogas o alcohol o en personas que padecen trastornos maníacos. La distraibilidad puede aparecer en pacientes por motivos orgánicos, frecuentemente durante la noche.

2. Síndrome de negligencia

Los pacientes con síndrome de negligencia espacial izquierda no pueden prestar atención a las cosas del lado izquierdo debido a una lesión cerebral en el lado derecho del encéfalo.

Los pacientes con síndrome de negligencia espacial derecha tienen una lesión pero en el hemisferio izquierdo.

El paciente no prestará atención a nada de lo que vea en un lado, o solo a algunas cosas. Los ojos de los pacientes funcionan normalmente, pero tienen un problema interno con la representación del espacio.

La falta de atención y la falta de movimiento para la mitad del campo visual o del cuerpo son los síntomas más comunes del síndrome de negligencia.

3. Inatención apática

Se dan manifestaciones de apatía atencional por causas muy distintas. Cuando existe un cuadro de astenia-apatía, la atención se centra lentamente y se mantiene con dificultad. El paciente tiene dificultades para concentrarse en las cosas porque está extremadamente cansado, necesita dormir más, ha estado desnutrido o por los psicofármacos. La alteración de la atención también se puede observar en procesos degenerativos más generalizados.

La falta de atención apática ocurre cuando un paciente tiene fatiga extrema, necesita dormir más, ha tomado abusado de psicofármacos o está desnutrido. Suele aparecer en pacientes que presentan procesos degenerativos tanto en la parte subcortical como cortical del cerebro. Por el contrario, la falta de atención motivacional ocurre en pacientes que tienen trastornos graves de la personalidad.

4. Perplejidad de la atención

El término “perplejidad” hace referencia a una alteración cualitativa de la atención. El sujeto no logra la síntesis del contenido de la atención, no puede precisar el significado de lo que se está enfocando o las relaciones entre las cosas en las que se enfoca. Aunque, se trata de un concepto que presenta desacuerdo, podría aplicarse a los estados donde el sujeto es medio consciente, como los estados crepusculares.

5. Labilidad atentiva emocional

Algunos trastornos que afectan a la salud mental, como el trastorno de ansiedad generalizada, pueden provocar una ansiedad intensa, que puede alterar la estabilidad y el rendimiento de la atención. El concepto de labilidad emocional atentiva se utiliza para describir la alteración de la atención que se deriva de los estados de ansiedad.

6. Fatigabilidad atencional

La fatigabilidad atencional se refiere al agotamiento de la atención que ocurre como resultado de causas cerebrales, como los tumores, la demencia, o traumatismos, etc.

El estrés postraumático, la depresión, los tumores e infecciones cerebrales y las enfermedades neurodegenerativas pueden causar problemas de déficit de atención. Las personas que experimentan fatiga atencional generalmente se sienten cansadas y tienen problemas con la memoria.

Tratamiento de la hipoprosexia

La atención es una capacidad que utilizamos para centrarnos en lo que nos rodea y en nuestros estados internos. Hay muchas cosas que piden nuestra atención, y la atención puede verse alterada por muchas cosas diferentes: depresión, TDAH en niños, incluso demencia. Las alteraciones de la atención no suelen considerarse síntomas o diagnósticos principales en las enfermedades mentales, sino que los problemas de atención se centran en las terapias de rehabilitación cognitiva.

Hay muchos métodos para estimular el funcionamiento cognitivo: la estimulación cognitiva diaria ya forma parte de la rutina de muchas personas. Las nuevas tecnologías son una forma de estimulación cognitiva que ayudan a mejorar la capacidad de atención, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento. También hay talleres para adultos en los que pueden aprender diferentes actividades y ejercicios para la estimulación cognitiva diaria, y cómo ponerlos en práctica. Además, existen diferentes métodos de neurotecnología utilizados para estimular el cerebro y trabajar la capacidad de atención que puede haberse deteriorado con el paso de los años.

  • Froján, M.X. y Santacreu, J. (1999). Qué es un tratamiento psicológico. Madrid: Biblioteca Nueva.
  • Gavino, A. (2002). Guía de ayuda para el terapeuta cognitivo-conductual. Madrid: Pirámide.

Valentín Elorza es estudiante de Medicina en la Universidad de Lieja y Graduado en Ingeniería Multimedia por la Universidad Ramón Llull. Trabajó varios años como programador web, pero siguiendo la máxima de "ahora o nunca", decidió dejar su querida Mallorca y mudarse a Bélgica para estudiar Medicina. Es redactor en MédicoPlus, AZ Salud, Estilo Next y Psicología y Mente.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados