Migrañas con vómitos: síntomas, causas y tratamiento

Veamos en qué consiste la combinación de migrañas y vómitos y cómo nos afecta.

Migrañas con vómitos

De los dolores de cabeza más molestos que uno puede sentir no hay ninguno como las migrañas, las cuales pueden ser especialmente inhabilitantes por horas o, incluso, por días. La persona que se encuentra en un ataque de migraña ve limitada enormemente su vida y, a veces, no puede ni soportar la luz ni el ruido.

Si a esto le añadimos el tener vómitos, el malestar del afectado es exponencialmente mayor. El dolor de cabeza extremo y los síntomas gástricos son un muy incómodo cóctel que hace que la persona que los sufre no solo se vea molesto por las dolencias físicas, sino también por un significativo malestar psicológico.

A continuación vamos a aprender más acerca de las migrañas con vómitos, qué es lo que las provoca y qué tratamientos existen para paliar los síntomas emocionales que provocan.

Migrañas con vómitos: características y efectos en la salud

Una de las cosas que más pueden condicionar la salud de un individuo son las migrañas, problemas de origen neurológico que provocan un intenso dolor de cabeza. Y si encima estos dolores vienen acompañadas de otras manifestaciones clínicas, como náuseas y vómitos, el malestar no se limita únicamente a la dolencia en sí, sino que limita la calidad de vida del individuo notoriamente pues su salud mental también sufre. Las migrañas le pueden provocar el temor de que, por culpa de esos vómitos súbitos, la persona quede en evidencia estando en público.

Hay muchos tipos de migrañas, cada una con sus síntomas y, en el caso particular de las migrañas con vómitos, la incapacidad del afectado es casi total. A modo de prevención y también para ganar un poco de independencia y autonomía dentro de los límites posibles, es fundamental que quienes presentan migrañas aprendan a identificar los primeros síntomas y sepan manejarlos. Es necesario que reciban tratamiento físico y psicológico para poder sobrellevar estos dolores de cabeza extremos.

Las personas que experimentan migrañas con vómitos llegan a tener que soportar un dolor incesante y taladrante en la cabeza, y viviendo mucho nerviosismo por el miedo de no saber si van a vomitar y si van a quedar en evidencia. Así pues, podemos comprender que las consecuencias de estas molestias pueden llegar a ser muy duras.

Aspectos generales de las migrañas

Para comprender la gravedad de las migrañas con vómitos, primero debemos conocer algunos aspectos de las migrañas en general.

Se trata de dolores de cabeza que tienden a repetirse y causan dolor de moderado a intenso, con una duración variada de entre 4 horas a 3 días. El dolor es descrito a menudo como palpitante o pulsante, y generalmente comienza en un lado de la cabeza. Durante un episodio de migrañas se puede ser especialmente sensible a la luz, los sonidos e, incluso, los olores. Las mujeres tienen cerca de tres veces más probabilidades que los hombres de sufrir migrañas.

Se ha visto que las migrañas tienen un componente hereditario. Cuatro de cada cinco pacientes tienen antecedentes familiares de migrañas y se ha visto que si uno de los padres las ha padecido, cada uno de sus hijos tiene un 50% de posibilidades de desarrollarlas. En caso de que sean los dos padres quienes han tenido migrañas en el pasado, el riesgo aumenta a 75%.

¿Qué sucede en el cerebro con migraña?

Una de las explicaciones que se ha tratado de explicar al porqué de la aparición de las migrañas tiene que ver, como no, con el cerebro. Se cree que lo que sucede es que partes del encéfalo que emplean monoaminas, como la serotonina y la noradrenalina, se hipersensibilizan, reaccionando rápida y excesivamente a ciertos estímulos.

Uno de los fenómenos fundamentales detrás de la aparición de las migrañas tiene que ver con la interacción entre el cerebro y los vasos sanguíneos craneales. Por este motivo, el tratamiento usual para este tipo de dolencias suele estar dirigido a la constricción de las arterias dilatadas, para disminuir el dolor a medida que se presenta, o a los tejidos que son capaces de provocar la sensación de dolor asociada a las migrañas.

¿Cuáles son los síntomas?

La definición de lo que es una migraña ya destaca por sí misma cuál es su principal síntoma: el dolor de cabeza. La intensidad del dolor puede ser muy variable ya desde un comienzo, pudiendo ser leve, moderado o severo. En caso de no recibir ningún tratamiento al comienzo, el dolor de cabeza acabará volviéndose más severo. Entre los síntomas más destacables encontramos:

  • Sensación de dolor como si nos dieran golpes en la cabeza.
  • Dolor en la mitad de la cabeza, ya sea parte frontal o zona craneal.
  • Es gradual y su intensidad va aumentando a medida que pasan las horas.
  • El ruido y la luz empeoran la sensación de dolor.
  • Puede ir acompañada de lagrimeo, congestión nasal, náuseas y vómitos.

Las migrañas tienen la particularidad de que pueden desplazarse en cuanto al dolor de cabeza. Es decir, el dolor puede ir de un lado a otro de la cabeza. También puede afectar la parte frontal de la cabeza y hacer que se sienta como que es toda la cabeza la que duele.

Como hemos comentado antes, las migrañas tienen una duración variada, aunque de normal no duran más de 4 horas. No obstante, las más graves pueden llegar a durar días, provocando un alto grado de incapacidad para quien las siente al estar indispuesto por un largo período de tiempo. Las migrañas crónicas pueden interrumpir las actividades diarias y reducir la calidad de vida y si además vienen acompañadas de náuseas y vómitos su vida se verá todavía más afectada.

Quienes padecen migrañas dicen tener una sensación de anticipar su dolor, de que saben que va a venir cuando viene. Una vez el dolor ha llegado, estas mismas personas ya predicen si se darán vómitos o no en función de si consiguen controlar sus náuseas. En este punto, el manejo que haga la persona de la situación y la forma de afrontar los síntomas es clave.

Los pacientes con estos dolores de cabeza, con o sin vómitos, las suelen manifestar de media entre dos y cuatro veces al mes. Lamentablemente, hay casos en los que estos molestos dolores de cabeza son diarios, provocando un altísimo grado de incapacidad e imposibilitando a quienes las sufren poder llevar una vida normal. Otros casos, mucho más afortunados, sólo tienen migrañas una o dos veces al año.

Síntomas de la migraña

Causas de las migrañas con vómitos

Las causas detrás de las migrañas con vómitos son muy variadas. Entre los principales desencadenantes comunes de estos dolores de cabeza con sintomatología gástrica son los siguientes:

1. Estrés y ansiedad

Es habitual que las personas con migrañas con vómitos las presenten tras haber experimentado un evento altamente estresante. El estrés es una emoción, pero esto no quiere decir que solamente afecte al plano emocional del individuo, sino que también llega a alterar su fisiología.

Estar estresado se manifiesta en forma de tensión muscular, contribuyendo a que se dilaten los vasos sanguíneos y se agrave la migraña. Añadido a esto, ese mismo estrés provoca alteraciones gástricas y puede ocasionar náuseas y vómitos.

2. Sensibilidad a ciertas sustancias

Algunas personas tienen sensibilidad a ciertos componentes de alimentos. Entre los alimentos que se han asociado con migrañas tenemos el queso curado, el vino tinto y otras bebidas alcohólicas, el chocolate y los embutidos. Especial mención tienen los productos hiperprocesados que contienen aditivos alimentarios como, por ejemplo, nitratos, sustancias que se relacionan con los dolores de cabeza.

Y ya que hablamos de alimentación comentamos que un factor que predispone a la aparición de migrañas es saltarse las comidas. Cuando el cuerpo no dispone de todos los nutrientes necesarios o lleva ya un tiempo sin hacer una buena comida puede darnos señales de que algo no va bien provocándonos dolores de cabeza. También puede que haya náuseas y vómitos, aunque estos últimos son menos probables.

3. Cafeína

La cafeína es una sustancia psicoestimulante y, como tal, puede provocar dolores de cabeza si es consumida en grandes cantidades. Curiosamente, también provoca migrañas en caso de que se limite su consumo de forma abrupta tras haberla tomado regularmente.

Así pues, se puede decir que el café, el té o incluso el chocolate (también lleva cafeína) pueden provocar migrañas, tanto por consumirlos en demasía como por dejar de tomarlos de golpe.

Añadido a esto, está el hecho de que la cafeína y las metilxantinas en general (teofilina y teobromina) son sustancias pesadas para nuestro estómago, de difícil digestión y que provocan náuseas si se consumen de forma abusiva. También pueden provocar otros síntomas gástricos como diarreas y vómitos.

4. Cambios hormonales en mujeres

Tradicionalmente se ha asociado las migrañas con el sexo femenino y hay algo de sentido en ello. Si bien los hombres pueden tenerlas, lo cierto es que las mujeres son hasta tres veces más propensas a manifestar este tipo de dolores de cabeza, tal y como hemos comentado previamente.

Se cree que la culpa la tendría ciertos cambios hormonales asociados a los períodos menstruales. La caída abrupta de estrógeno que provoca la menstruación también puede desencadenar migrañas.

5. Medicamentos

Hay algunos medicamentos que inflaman los vasos sanguíneos y su uso excesivo puede causar migrañas. Irónicamente, muchos de estos fármacos están pensados para el alivio ocasional de dolores de cabeza pero, usados de forma diaria, pueden repercutir en los vasos cerebrales provocando migrañas.

Algunos de los fármacos y sustancias medicinales asociados a la vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos) son antibióticos β-lactámicos, macrólidos, sulfonamidas, quinolonas, medicamentos antivirales, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (por ejemplo, la fluoxetina), medicamentos anticonvulsivos (por ejemplo, fenitoína), carbidopa, hidralazina, propiltiouracilo, minociclina, levodopa y diuréticos.

6. Temperatura

Se ha visto que temperaturas superiores a los 35ºC pueden activar los primeros síntomas de las migrañas, al menos en las personas que tienden a presentarlas.

Tratamiento psicológico para la migraña

Aunque la migraña es una dolencia física, esta debe ser abordada tanto desde una perspectiva fisiológica como una psicológica. Las personas que la sufren no solo sufren un dolor de cabeza intenso, sino también todas las consecuencias asociadas a él como ansiedad, miedo a no saber cuándo va a sufrir el siguiente ataque, temor a vomitar en un lugar público e incertidumbre que le imposibilita hacer planes a corto, medio o largo plazo según sea su frecuencia de aparición e intensidad.

Si bien a día de hoy no existe un tratamiento que cure las migrañas con vómitos, sí que existen vías terapéuticas para mejorar la calidad de vida del afectado, además de dotarlo de herramientas para hacer el adecuado manejo psicológico de su dolencia.

Por la vía psicológica encontramos tratamientos eficaces para la ansiedad y la depresión, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia interpersonal que se han visto que son beneficiosas para el manejo psicológico de las migrañas y el malestar psicológico que traen consigo.

No debemos ignorar tampoco el poder de otras terapias conductuales, como las técnicas de relajación o el entrenamiento de biorretroalimentación que algunos estudios han sugerido que serían técnicas efectivas para el tratamiento emocional de las migrañas. El principal objetivo de estos tratamientos es el de ayudar a las personas aquejadas de estos dolores de cabeza intensos a aprender cómo promover sentimientos de relajación y calma para hacer su dolor más llevadero.

  • Deza Bringas, Luis. (2010). La Migraña. Acta Médica Peruana, 27(2), 129-136.
  • Buonanotte, Carlos & Buonanotte, Maria. (2016). Migraña aguda en embarazo: oportunidades terapéuticas. Neurología Argentina.
  • Martínez-Pías, E., García-Azorín, D., Trigo-López, J., Sierra, Á., & Guerrero-Peral, Á. L. (2021). Migraña crónica con cefalea diaria. Revisión de la bibliografía. Rev. neurol.(Ed. impr.), 133-140.

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados